Un libro para volar junto a pétalos,Tres historias en treinta metros de calle

2010-01-24 09.42.29

Hoy es un día muy feliz porque mi chiquitín ha llegado a casa; aunque hay un toque de amargura en ello, si hubiera alguien a quien le hubiera hecho más ilusión que a mí, sería mi padre.

Seguimos caminando y girando en este mundo y con ganas de que la gente conozca a “Tres historias en treinta metros de calle”

Así se expresaba Carmen Poves Tello en las horas previas a la presentación de su primogénito “Tres historias en treinta metros de calle” que,no contando con la presencia física de Anselmo,ese padre que a esta joven manchega inculcó el cariño por la cultura y regalándole un diccionario de 1940 marcó su camino por las Letras.

No en vano,primero se formó como filóloga.Tiempos hispalenses en donde la Lengua os unió y la Universidad os reunió  ¿verdad Francisco Rubio Molina? Sevillano,de Brenes que no se define como literato sino que escribe porque cree que “es una buena herramienta para liberarnos de lo que llevamos en la mente”.         Buen prólogo el tuyo y entrañable tu intervención:

Susurran los aullidos de                                                                                                                       feroz boca olvidada,                                                                                                                         dejada al placer de las                                                                                                           memorias que harán                                                                                                                             de un minuto un siglo de                                                                                                                       paciente deseo,                                                                                                                                         un monólogo de la agüilla                                                                                                              cicatricante del seso…

 

2010-01-24 09.44.44

Entrañable y perfecta igualmente la de ese otro poeta manchego y periodista,Anselmo Poves Tello,cuya similitud de apellidos con la escritora no es mera coincidencia,que tuvieron en el permanente de su padre común empentón al saber,al comunicar,al volar. Habló este amante de la verdad y la poesia  de la Lengua como elemento incluyente en un mundo donde todos tenemos derecho a ser,a luchar por nuestros sueños.

Ahí esa realidad mágica que Carmen inventa.Primero como una Tragedia semántica que nos desestabiliza en un mundo donde prima lo urgente,lo inmediato,lo perecedero…

tresBuen encuentro con la cultura en un lugar de La Mancha que tanto necesita de ella y a veces tanto parece darle la espalda.O,al menos, es lo que algunas sentimos pero obras son amores y amor,mucho, a la cultura,a esa patria que es nuestra infancia,contagia Carmen .No sólo en su libro,que Carmen ama la vida y la ama en la música,no en vano es clarinetista,y la ama en su impresionante y permanente  actitud ¡contagia vida !

Tres historias en treinta metros de calle, primer libro que no será último de alguien cuya honestidad-la de Carmen auténtica,no “de salón”- ha sabido parir un libro digno,sincero.Libro bien nacido porque lo hace del agradecimiento a un padre,a una vocación,a la vida.

Tres historias: Tragedia semántica,¿Donde me he metido? y Somos muy po…po…po… cuya ternura emociona.

Tres historias en treinta metros de calle, todo un honor manchego haber presenciado su nacimiento.Evento tan singular como el libro y en donde,porque nada vale si no se comparte,tanto y tan bueno han querido compartir Carmen,Fran,Anselmo y Doña Matilde junto a amigas poetas castilleras y también piñoneras ¿qué tendrá el nombre de Elena? y asistentes,muchos,venidos a este lugar de La Mancha y de Cuenca para saber y gozar mucho de treinta metros de calle

  ¡ Ole,ole y ole Carmen !

Un bibliohijo para ver amor en dolor,Cuentos y relatos de la abuela

2010-01-22 06.09.50

Las dulces mensajeras de la tristeza son… 
son avecillas negras, negras como la noche. 
¡Negras como el dolor! 

¡Las dulces golondrinas que en invierno se van 
y que dejan el nido abandonado y solo 
para cruzar el mar! 

Cada vez que las veo siento un frío sutil… 
¡Oh! ¡Negras avecillas, inquietas avecillas 
amantes de abril! 

¡Oh! ¡Pobres golondrinas que se van a buscar 
como los emigrantes, a las tierras extrañas, 
la migaja de pan! 

¡Golondrinas, llegaos! ¡Golondrinas, venid! 
¡Venid primaverales, con las alas de luto 
llegaos hasta mí! 

Sostenedme en las alas… Sostenedme y cruzad 
de un volido tan sólo, eterno y más eterno 
la inmensidad del mar… 

¿Sabéis cómo se viaja hasta el país del sol?… 
¿Sabéis dónde se encuentra la eterna primavera, 
la fuente del amor?… 

¡Llevadme, golondrinas! ¡Llevadme! ¡No temáis! 
Yo soy una bohemia, una pobre bohemia 
¡Llevadme donde vais! 

¿No sabéis, golondrinas errantes, no sabéis, 
que tengo el alma enferma porque no puedo irme 
volando yo también? 

¡Golondrinas, llegaos! ¡Golondrinas, venid! 
¡Venid primaverales! ¡Con las alas de luto 
llegaos hasta mí! 

¡Venid! ¡Llevadme pronto a correr el albur!… 
¡Qué lástima, pequeñas, que no tengáis las alas 
tejidas en azul!

                                                                  Alfonsina Storni

 

Erase una vez un pueblito manchego y bueno en el que la empatía de muchas de sus gentes quiso ser bálsamo para  la madre de una dulce golondrina que sí tenía las alas tejidas de azul y con ellas en invierno se fue emprendiendo vuelo muy alto,muy alto y tan pronto…

¡Perdón ! me he equivocado de cuento,que a los que hoy me voy a referir no  son de ninguna bruja blanca sino Cuentos de la abuela Herminia Esteso Carnicero,una congénere,colega y paisana a la que me une la Educación y también esa tierra de inmensos horizontes que es La Mancha y en donde,como en tantas otras no menos queridas, tengo mis entreveradas raíces.Nos une el amor,sí. También el dolor,que  no sentir jamás puede significar no comprender y a pesar del propio,jamás hubiera deseado que tres lustros después este nos hermanara.

¡ Voto a Rus no hubiera dado yo jamás un ardite porque me dijeran lo que esta madre habría de pasar! porque ¿ qué peor experiencia que ver cómo la rusca se lleva a tu golondrina?

IMG_20171129_135204

Sí, de nuevo esa rusca compañera del señor Roncone, tierno protagonista de un libro para la ternura, “La sonrisa etrusca”, de José Luis Sampedro 

https://anaquelsite.wordpress.com/2013/04/07/un-libro-para-la-ternurala-sonrisa-etrusca/ vía @wordpressdotcom

De nuevo el cáncer que en el invierno de 2015 se llevó a una golondrina preciosa,Elo, mamá de Leo e hija de Herminia quien ahora y porque como Gruñon el gigante,supo  que es bueno compartir lo que se tiene con los demás ha querido compartir sus cuentos y relatos a través de un bibliohijo y lo ha querido hacer por tan vital causa como la lucha contra el cáncer.2010-01-22 06.10.57

Iniciativa que,como siempre ha de ser por parte de las instituciones públicas que siempre han de estar al servicio de todas las personas,ha sido apoyada por la Diputación Provincial de Cuenca,entidad que ha editado “Cuentos de la abuela” y por el Ayuntamiento de San Clemente,cómplice de este sueño hecho libro y cuyos ingresos provenientes de su venta irán destinados en su totalidad a la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer)

Cuentos de la abuela, veintiséis, de quien primero fue maestra que como tal inició  su camino en escuela rural de la albacetense Sierra del Segura (Parolis/Yeste) Después sumó experiencia como madre y abuela y hoy la comparte en estos cuentos y relatos dedicados especialmente a su pequeña Elo.Será por eso que,de escoger,me quedo con “La pequeña golondrina”.

Por ella pero mucho más con ella,Herminia se ha metido en jardines mu floridos cuyo aroma ya estamos gozando quienes leemos Cuentos de la abuela. Aromas a infancia, a tradiciones,a calor, a educación, a vida rural que son los que destila un libro para ver amor en el dolor,Cuentos de la abuela 

                                                          ¡ Bienvenidos sean !

Rus en El Quijote

 

No lejos de aquí-respondió el primo-esta una ermita, donde hace su habitación un ermitaño que dicen ha sido soldado ,y está en opinión de ser un buen cristiano y muy discreto y caritativo además. Junto con la ermita tiene una pequeña casa, que él ha labrado a su costa; pero, con todo, aunque chica, es capaz de recibir huéspedes

 

Con este texto del capítulo XXIV de la II parte de Don Quijote de La Mancha,hace su presentación en el libro más universal escrito en castellano, esa tierra española,manchega y rural que tiene por nombre Rus y en la que tantos de nosotros tenemos nuestras raíces como las tuvo aquel Clemente Pérez que,de Rus anduvo una decena de kilómetros para en otro lugar tan próximo  de La Mancha Alta o Montearagón, fundar casa y villa con el querido nombre de San Clemente.

Rus,lugar cervantino, que no en vano en él se ubica la aventura del Retablo de Maese Pedro y su mono adivino a los que !voto a Rus¡ Sancho no diera un ardite por saber lo que ya es pasado.Os invito a leerlo porque, como bien dice nuestro paisano Don Quijote en este mismo capítulo, El que lee mucho y anda mucho

 

Sea bien venido vuestra merced, señor maese Pedro. ¿Adonde está el mono y el retablo ,que no los veo?
     -Ya llegan cerca-respondió el todo camuza-.sino que yo me he adelantado a saber si hay posada.
     -Al mismo Duque de Alba se la quitara para dársela al señor maese Pedro-respondió el ventero-;llegue el mono y el retablo ,que gente hay esta noche en la venta que pagará el verle y las habilidades del mono.
     -Sea en buena hora-respondió el del parche-que yo moderaré el precio y con sola la costa me daré por bien pagado ;y yo vuelvo a hacer que camine la carreta donde viene el mono y el retablo.
     -Y luego se volvió a salir de la venta.

Preguntó luego Don Quijote al ventero qué maese Pedro era aquel ,y qué retablo y qué mono traía. A lo que respondió el ventero:
     -Este es un famoso titiritero ,que ha muchos días que anda por esta Mancha de Aragón enseñando el retablo de Melisendra,dada por el famoso don Gaiferos ,que es una de las mejores y más bien representadas historias que de muchos años a esta parte en este reino se han visto. Trae asimismo consigo un mono de la más rara habilidad que se vio entre monos ni se imaginó entre hombres ,porque si le preguntan algo, está atento a lo que le preguntan y luego salta sobre los hombros de su amo ,y,llegándosele al oído ,le dice la respuesta de lo que le preguntan ,y maese Pedro la declara luego ;y de las cosas pasadas dice mucho más que de las que están por venir ;y, aunque no todas veces acierta en todas ,en las más no yerra ,de modo que nos hace creer que tiene el diablo en el cuerpo .Dos reales lleva por cada pregunta ,si es que el mono responde ;quiero decir ,si responde el amo por él ,después de haberle hablado al oído ;y así, se cree que el tal maese Pedro está riquísimo ;y es “hombre galante”,como dicen en Italia, y “bon compaño”, y dase la mejor vida del mundo; habla más que seis y bebe más que doce ,todo a costa de su lengua y de su mono y de su retablo.
    

     En esto volvió maese Pedro ,y en una carreta venía el retablo ,y el mono ,grande y sin cola, con las posaderas de fieltro, pero no de mala cara ;y ,apenas le vio Don Quijote, cuando le preguntó:
     –Dígame vuesta merced, señor adivino: ¿que peje pillamo?¿Qué ha de ser de nosotros? Y vea aquí mis dos reales.
     Y mandó a Sancho que se los diese a maese Pedro, el cual respondió por el mono y dijo:
     -Señor, este animal no responde ni da noticia de las cosas que están por venir, de las pasadas sabe algo, y de las presentes, algún tanto.

¡Voto a RUS-dijo Sancho-no dé yo un ardite por que me digan lo que por mí ha pasado¡;porque ¿quién lo puede saber mejor que yo mesmo? Y pagar yo por que me digan lo que sé ,sería una gran necedad; pero ,pues sabe las cosas presentes ,he aquí mis dos reales, y dígame el señor monísimo qué hace ahora mi mujer Teresa Panza y en qué se entretiene.
No quiso tomar maese Pedro el dinero, diciendo:
-No quiero recebir adelantados los premios, sin que hayan precedido los servicios.
Y, dando con la mano derecha dos golpes sobre el hombro izquierdo ,en un brinco se le puso el mono en él,y, llegando la boca al oído, daba diente con diente muy apriesa ;y, habiendo hecho este ademán por espacio de un credo,de otro brinco se puso en el suelo y al punto ,con grandísima priesa, se fue maese Pedro a poner de rodillas ante don Quijote,y, abrazándole las piernas, dijo:
-Estas piernas abrazo, bien asi como si abrazara las dos colunas de Hércules ,!oh resucitador insigne de la ya puesta en olvido andante caballería¡, ¡oh no jamás como se debe alabado caballero don Quijote de la Mancha, ánimo de los desmayados ,arrimo de los que van a caer, brazo de los caídos, báculo y consuelo de todos los desdichados¡
Quedó pasmado Don Quijote, absorto Sancho ,suspenso el primo, atónito el paje, abobado el del rebuzno, confuso el ventero ,y, finalmente, espantados todos los que oyeron las razones del titiritero ,el cual prosiguió diciendo:
-Y tú.¡oh buen Sancho Panza ¡,el mejor escudero y el mejor caballero del mundo, alégrate ,que tu buena mujer Teresa está buena, y esta es la hora en que ella está rastrillando una libra de lino,y, por más señas, tiene a su lado izquierdo un jarro desbocado que cabe un buen porqué de vino, con que se entretiene en su trabajo.
-Eso creo yo muy bien-respondió Sancho-,porque es ella una bienaventurada y,a no ser celosa, no la trocara yo por la giganta Andandona, que, según mi señor, fue una mujer muy cabal y muy de pro; y es mi Teresa de aquellas que no se dejan mal pasar, aunque sea a costa de sus herederos.
—Ahora digo-dijo a esta sazón don Quijote-que el que lee mucho y anda mucho ,ve mucho y sabe mucho…

del Capítulo XXV “Donde se apunta la aventura del rebuzno y la graciosa del titiritero ,con las memorables

adivinanzas del mono adivino”