Un libro para saber sobre algo que ¿debe saberse? Casa Luna

2010_1122sampedro0006
En otras ocasiones,aa he compartido sobre los “hijos” del ubetense  Miguel Pasquau Liaño :

*Un libro para disfrutar de la poesía en prosa: Cuando siempre era verano https://anaquelsite.wordpress.com/2016/09/08/un-libro-para-disfrutar-de-la-poesia-en-prosacuando-siempre-era-verano/

*Un libro apasionante sobre el precio del pasado:Recuerda que yo no existo https://anaquelsite.wordpress.com/2015/01/06/un-libro-apasionante-sobre-el-precio-del-pasadorecuerda-que-yo-no-existo/

Hoy,Día de Andalucía 2017 en que de manera entrañable recuerdo tiempos pasados en aquella que también es mi tierra,tiempos del nacimiento de un estatuto de autonomía de una región que todavía necesita levantarse,quiero compartir algunas de mis sensaciones tras la lectura de  Casa Luna,tercera novela de Miguel Pasquau Liaño que,como padre de su ya literaria familia numerosa,le confiere veteranía  y en su caso mucho más que un grado.

Casa Luna  historia  que,según el autor, surge de un hallazgo que hice leyendo a cierto autor. Una hipótesis fascinante al mismo tiempo que inquietante. Y lo que hice, en vez de investigar su veracidad, fue desarrollarla. El protagonista es Marcos Fortuño, un novelista muy famoso, quizás el mejor contemporáneo en lengua española, que se recluye en un cortijo entre olivos para dar a conocer algo importante, pero para él difícil. Lo que le ocurre ese verano en Casa Luna interactúa con lo que está escribiendo.

Casa Luna es relato inesperado,desconcertante-ya lo consiguió el autor con “Recuerda que yo no existo”-y,simultáneamente,es relato familiar en tiempo y espacio de un verano que siempre parece el último-“Cuando siempre er verano”- y de un paisaje al que por familiares y casi centenarias raíces me hallo vinculada.

Casa Luna es novela que necesariamente han de leer mis escritores de raza-va por ti, Oscar da Cunha-como habrá de compartirse en un Día del Libro en La Mancha. Concretamente en el campo de Rus, en la Posada Real de Santa María.Así será el 22 de abril como literario maridaje de dos tierras queridas y muy mías desde que diez décadas  atrás un manchego maridara con ubetense de casa Cuadra conformando una familia que así que han pasado cien años ¡voto a Rus no dé yo uno sino cien ardites porque me digan lo mucho y bueno que por ella ha pasado ! 

Casa Luna un libro para saber algo que… ¿debe saberse,Miguel Pasquau Liaño?

 

 

 

Anuncios

Un libro para disfrutar de la poesía en prosa:Cuando siempre era verano


Mi abuela decía que antes de compartir el futuro había que darse el pasado

       En abril,mes del libro,una recomendación para soñar…Cuando siempre era verano

Libro del jurista ubetense Miguel Pasquau Liaño a quien como novelista conocí con un libro apasionante sobre el precio del pasado:Recuerda que yo no existo http://participacionruralviva.ning.com/profiles/blogs/un-libro-apas…

Miguel Pasquau Liaño a cuyo blog tanto me asomo e invito a asomarse por cuanto lo verdaderamente peligroso no es sino la falta de conocimiento,de conciencia crítica http://migueldeesponera.blogspot.com.es/ ;

Cuando siempre era verano cuya presentación tuve la oportunidad de compartir en el Ateneo de Madrid cuando era verano del 2015 http://paz-r-megustamadrid.blogspot.com.es/2015/07/cuando-siempre-e…

        Cuando siempre era verano no sólo es una impetuosa invitación a mirar atrás y dejarse alcanzar por el propio pasado.Es también la recreación sin simplificaciones de aquella España de los 60 y 70 que empezaba a agrietarse con mucha menos resistencia que la que parecía prometer la entereza de la casa donde fueron posibles tantas mañanas,tardes y noches de plenitud.

Casa del pueblo que quien no recuerda cuando siempre era verano… ¿ Por qué no en esa noche de san Lorenzo? sí, en la del día mágico en que no por azar nació una Paloma leona a quien,porque nada es por azar,tanto he recordado leyendo y releyendo estas páginas.Páginas de poesía hecha prosa y con una hermosa edición, la de Miguel Sánchez,que en absoluto desmerece a la palabra y la imaginación de su tocayo Pasquau.

¡ Os lo recomiendo ! Un libro para disfrutar de la poesía en prosa,Cuando siempre era verano U

Un libro apasionante sobre el precio del pasado:Recuerda que yo no existo

       Por eso la felicidad es siempre trascendente;pero es una trascendencia de pasado,quien sabe si el arrastre que la hace posible trasciende al propio individuo y trae,confundida, a la filogenia de toda la especie,como si al nacer,en el paquete genético que nos conforma,además de los miedos estuviera también contenida una herencia millonaria de felicidad acumulada desde los primates

                                               ***

        Miguel,nacido en Úbeda un 11 de enero antes de que acabaran los años 50,profesional del Derecho…¿casualidades? Jamás en mí.Sí causalidades que me llevaron a hallar en la magia de las redes sociales a Miguel Pasquau Liaño.A él me sentí atraída por similitud de circunstancias: paisanajes y paisajes, proximidad coetánea y por un oficio que desde mis ancestros me ha hecho sentir a San Raimundo de Peñafort como Patrón de andar por casa.

    Si Aristóteles afirmaba que el conocimiento engendra la duda,en mí ésta se transforma en curiosidad.Así,mi afán por ella me llevó a la lectura de Recuerda que yo no existo “un thriller moral y psicológico sobre la maldad programada.Ejecutada sólo con los instrumentos de una justicia privada y anónima capaz de imponer las penas más sutiles. Una persecución en cuyo desenlace el lector acaba implicado”.

Una novela,la primera publicada,de Miguel Pasquau Liaño, quien con Noches de San Lorenzo-finalista al Premio Jaén 2006-se estrenó como novelista y en los últimos días me ha sorprendido con un relato que no es,os lo aseguro, una historia de amor más.

      Una novela cuya descripción de tiempos,lugares y modas la convierte en testimonio real,fiel y apasionante de un pasado tan cercano para algunos como el de la transición.Un pasado con olores,sabores y saberes tan familiares como los de esa Andalucía que entonces,como Matías Verneda,también y tan bien yo viví.

     Una novela donde la justicia deriva en venganza.Donde ambas son caras de una misma moneda.Anverso y reverso de las mismas páginas donde fraternalmente perviven Caín y Abel en un cielo e infierno en el que indistintamente comparten sus vidas.

    Una novela con reminiscencias lorquianas.No sólo por ser Granada en buena parte escenario de la misma.No sólo porque como Federico refleja el sentimiento trágico de la vida.También por la belleza naturalmente intimista que ambos transmiten.Si el poeta dramaturgo… “Cuando yo era niño vivía en un pueblecito callado y oloroso de la Vega de Granada. Todo lo que en él ocurría y todos sus sentires pasan hoy por mí velados por la nostalgia de la niñez y por el tiempo” el  magistrado novelista evoca  igualmente ríos,pinos,agua…Qué tendrá ese agua que se desliza tan suavemente,ese aire tibio,esa luz mecida por los árboles que envuelven el río.Debe ser la felicidad.Debe ser el paraíso

    Una novela apasionante en la que el sentimiento más innoble y letal,la envidia,ejerce irremisible su efecto “boomerang”.

    Porque no hay dos sin tres,una novela recomendable.Tanto y por tanto como “Mi infierno eres tú” y “Espérame en el Paraíso”.Nada es por azar y así,las tres reivindican el sentimiento más noble que cabe en la complejidad del alma humana.

¿Y qué más noble que un alma que ama,perdona y se arrepiente? no sé si más noble,pero sí mucho más culta y sabia un alma curiosa que sacia su hambre leyendo mucho y sabiendo mucho más.Yo os invito a hacerlo con Miguel Pasquau Liaño y “Recuerda que yo no existo”.