Costa Rica 360 grados de poesía

2010_0831ticocastillero00412010_0831ticocastillero0044Costa Rica es mi patria querida 

Las cordilleras se extienden de costa a costa,

los ríos son ángeles líquidos.

Peces y pájaros,

lunas y jaguares,

seguas y cadejos,

viajan también por trillos y laderas.

 

Mi país me sube por la garganta

al cantar a la luz de una marimba,

me sostiene los pasos

cuando camino sus llanuras.

Mi país se pliega en infinitud de coordenadas.

Allá, donde se ve la chimenea,

sacan el barro de olla,

siembran ñames y yucas.

Este señor conoce la historia.

Allá, donde nació su abuelo,

donde no existía frontera,

regalan el queso,

no le temen a la noche.

Si usted va hacia afuera o hacia adentro,

encontrará un silencio de bajura.

Escuchará la palabra vientre,

la palabra madre.

¡Preguntando llega! 2010_0831ticocastillero0038

Sigo haciendo camino compartiendo sensaciones  tristes cuando en Costa Rica,de nuevo,la madre naturaleza se empecina en escribir en unos renglones torcidos por Eolo que en el huracán Otto ha querido de nuevo ,cual furioso gigante hacer galopar edificios,playas y montañas.

tico

Costa Rica azotada de nuevo.País que llueve de lunes a diciembre…que tiembla pero que no se arredra ante cíclopes ni lestrigones porque cuando emprenden el camino a su Ítaca, el tico …y la tica,que tanto monta,monta tanto,sigue soñando,imaginando mundos mejores con ojos de quijote.

2010_0831ticocastillero0039

Ojos de quijote y pensamientos de sancho los del tico Minor Arias Uva a quien tuve el placer de conocer y disfrutar de su poesía Compartiendo cultura tico-castillera para que Garcimuñoz nunca muera https://participacinruralviva.wordpress.com/2016/11/11/para-que-garcimunoz-nunca-mueracompartiendo-cultura-ticocastillera/

Fue sí,momento de saber de El Quijote,entre Cuenca y Costa Rica   https://emoturismo.wordpress.com/2016/11/22/el-quijote-entre-cuenca-y-costa-rica/

Fue el de sentir con este costarricense Máster en Administración de empresas y un Doctorado en Educación que ha sido profesor en el Colegio Universitario de Cartago y realizado proyectos de planificación y promoción de turismo ecológico.Igualmente escritor de libros de literatura para niños y niñas, de los cuales ha publicado los siguientes poemarios: Canción de lunas para un ermitaño (1998); Canción de lunas para un duende (1999) y Mi abuelo volaba sobre robles amarillos (2007).

Fue el de emocionarnos con algunos de sus poemas de  Costa Rica 360 grados de poesía,penúltimo poemario del tico Minor Arias Uva cuya palabra hecha lírica comparto hoy con su permiso y sí,sin el de tan pérfido Otto que por muy cruel que sople,en Costa Rica jamás podrá impedir  la ilusión y la paz de compartir el tamal como una sorpresa navideña.

2010_0831ticocastillero0042Costa Rica es un canto verde en peligro de extinción

Los edificios galopan

por nuestras playas y montañas

como furiosos gigantes,

su luz ahuyenta

delfines, tortugas.

Los turistas auténticos

también escapan de esa luz y del cemento,

de esos caparazones de silencio falso.

Ellos buscan la carreta colorida de giros musicales,

aman las sonrisas espontáneas

y las manos extendidas,

anhelan nuestra paz

y el gallo pinto.

El cafetal, la pulpería,

la plaza de fútbol

llena de niños en tardes de verano.

Los volcanes milenarios.

Quieren compartir el tamal

como una sorpresa navideña,

el arroz con pollo,

el bienmesabe

y el pan bon.

Añoran los caminos sencillos

que serpentean por valles y paisajes,

que los acercan a la madre selva.

Bienvenido a mi país,

siéntase usted

hermano de quetzales,

de orquídeas, armadillos y flamingos,

de aromas y sonidos primigenios.

Bienvenido a mi país,

sus manos también serán semillas.

2010_0831ticocastillero0046

Retórica del intento

En mi país llueve de lunes a diciembre.

Sopla el río,

las montañas se cubren de neblina.

En mi país también tiembla.

Existen fallas tectónicas en el corazón de la gente.

No obstante,

por primera vez en mucho tiempo,

la esperanza es un gato

caminando en los techos de la patria.

-Usted sostenga la magia-

me dijo el sukia.

-Lo demás no existe.

El canto primigenio de una ballena 

Voy en esta lancha

soñando con verte,

viajera incansable de los mares.

Imagino tu música:

trombones y violines,

saxofones acuáticos.

Ballena jorobada,

clarinetista potente,

madre de la armonía,

sonidista original del mundo.

Cuando lloras,

se oscurecen los litorales.

En el mar sereno

junto a la isla del Caño,

apareces,

pero no vienes sola

2010_0831ticocastillero0043

El baile de la serpiente

Los pies golpean fuerte el piso de tierra,

los danzantes giran dando forma a una gran serpiente.

Un anciano canta

viejos cantos rituales.

El cacique Bejarano encabeza pasos y ritmos.

Tres, tres, tres,

cuatro, cuatro, cuatro.

Fuerza, sudor,

sonido de maracas.

El cacique cambia el rumbo,

la serpiente se retuerce,

ensancha su libertad

por el campo abierto.

Un perro flaco se asusta, ladra.

Las indígenas con sus vestidos rojos, naranjas o verdes,

ríen con cautela.

Cuando es fiesta amanecemos con esta danza.

A veces las serpientes llegan y se asoman.

Los danzantes se abrazan

cuando en la madrugada

se desprenden las estrellas.

2010_0831ticocastillero0045Boruca esférica

Máscaras de balso, livianas,

máscaras de cedro,

densas y fuertes

como el espíritu de don Ismael,

el gran maestro mascarero.

Sobrevive el cerro

acorralado por la sierra,

y en él Cuasrán,

el guerrero ancestral.

En el río Boruca

el duende del agua da saltos gigantescos.

Están los ranchos

para vivir el silencio

y elevarse hacia el canto de las estrellas.

Un niño indígena,

bien nutrido por la madre selva,

sonríe,

detiene el tiempo.

Esta es la tierra brunca

un tejido de impotencias,

de invasiones y abandonos,

pero también,

una tierra con dignidad incomparable en la memoria,

con brillo jaguar en los ojos de su gente,

con un corazón ancho

y un escudo de oro

para detener los pies invasores.

Boruca pinta y conserva su poesía.

Canta sus versos valientes

entre cambutes y salomas.

En el hormigueo de la noche

se escucha el tambor,

inicia la danza, la fiesta,

y la raíz de esta tierra

se sostiene.

Boruca es la piel de la mañana.

san-joseBreve fotografía de San José

Calles y avenidas viajan repletas,

gentes urbanas, marginales,

empleados bancarios,

campesinos que asisten

a sus citas de hospital.

En el Parque de la Merced,

los nicaragüenses añoran Solentiname, Jinotepe o Granada.

El viejo de camisa roja

recita un trozo de poesía:

“Una selva suntuosa
en el azul celeste su rudo perfil calca”.

-es de Rubén Darío-

me dice orgulloso.

En la Plaza de la Cultura

la payacita Iris se alimenta de la globoflexia.

A cien las bolsitas de maíz,

y los niños encuentran

la diversión barata de alimentar palomas.

En el boulevard de la Avenida,

las librerías exhiben juguetes,

que la mayoría de los niños tocan

nada más con las retinas.

Cerca de la escultura de La Chola,

pensionados y enfermos alcohólicos,

comparten las bancas,

hablan de política y fútbol,

y sueñan con ganar la lotería.

Los vendedores ambulantes

se la juegan sacando y guardando sus productos

como en un acto de magia,

y los vocean

hasta que aparece la policía municipal.

Conforme avanza la noche,

la ciudad se va quedando sola.

El gorjeo se traslada a esquinas y bares.

De nuevo inicia el movimiento matutino

cuando se descargan

carnes, frutas y verduras

en el mercado Borbón

y en el Central2010_0831ticocastillero0048

Más sobre Costa Rica compartido  del tico Luis Mathieu http://participacionruralviva.ning.com/profiles/blogs/costa-rica

Anuncios