Un libro para desenmascarar a los cobardes,El proxeneta

  DSC08615LOS COBARDES

Hombres veo que de hombres
sólo tienen, sólo gastan
el parecer y el cigarro,
el pantalón y la barba.

En el corazón son liebres,
gallinas en las entrañas,
galgos de rápido vientre,
que en épocas de paz ladran
y en épocas de cañones
desaparecen del mapa.

Estos hombres, estas liebres,
comisarios de la alarma,
cuando escuchan a cien leguas
el estruendo de las balas,
con singular heroísmo
a la carrera se lanzan,
se les alborota el ano,
el pelo se les espanta.
Valientemente se esconden,
gallardamente se escapan
del campo de los peligros
estas fugitivas cacas,
que me duelen hace tiempo
en los cojones del alma.

¿Dónde iréis que no vayáis
a la muerte, liebres pálidas,
podencos de poca fe
y de demasiadas patas?
¿No os avergüenza mirar
en tanto lugar de España
a tanta mujer serena
bajo tantas amenazas?
Un tiro por cada diente
vuestra existencia reclama,
cobardes de piel cobarde
y de corazón de caña.
Tembláis como poseídos
de todo un siglo de escarcha
y vais del sol a la sombra
llenos de desconfianza.
Halláis los sótanos poco
defendidos por las casas.
Vuestro miedo exige al mundo
batallones de murallas,
barreras de plomo a orillas
de precipicios y zanjas
para vuestra pobre vida,
mezquina de sangre y ansias.
No os basta estar defendidos
por lluvias de sangre hidalga,
que no cesa de caer,
generosamente cálida,
un día tras otro día
a la gleba castellana.
No sentís el llamamiento
de las vidas derramadas.
Para salvar vuestra piel
las madrigueras no os bastan,
no os bastan los agujeros,
ni los retretes, ni nada.
Huís y huís, dando al pueblo,
mientras bebéis la distancia,
motivos para mataros
por las corridas espaldas.

Solos se quedan los hombres
al calor de las batallas,
y vosotros, lejos de ellas,
queréis ocultar la infamia,
pero el color de cobardes
no se os irá de la cara.

Ocupad los tristes puestos
de la triste telaraña.
Sustituid a la escoba,
y barred con vuestras nalgas
la mierda que vais dejando
donde colocáis la planta.

autógrafo

Miguel Hernández, 1937

Atrás queda otra de mis semanas de las Letras, en donde participando en el IV Congreso sobre “Miguel Hernández,poeta en el mundo”  he simultaneado la relectura de hernandianos versos con la prosa fácil de un libro, “El proxeneta”, que desenmascara precisamente  a esos cobardes-y esas,que haberlas haylas- que ocupan tristes puestos de tan triste telaraña como es la prostitución.
El proxeneta,la historia real sobre el negocio de la prostitución contada en primera y real persona  por  uno de tantos,”El Músico” a quien Mabel Lozano da voz en este caso no con la imagen,sino con la palabra pero con idéntica fuerza. 
Exit o la fuerza contra hombres pequeñitos https://florencardo.wordpress.com/2017/09/11/exit-o-la-fuerza-ante-hombres-pequenitos/ vía @wordpressdotcom
Fuerza que no es otra que aquella que sentimos quienes,de verdad, soñamos y nos empecinamos en hacer de este un mundo mejor donde los sepulcros blanqueados sólo sean imagen en el cementerio.Nunca en una sociedad donde la cobardía y la comodidad impiden desenmascarar a tantos -y tantas,insisto-como viven para acrecentar su poder a costa de machacar la dignidad,la vida de otras.Mujeres,no por casualidad, a las que pretenden/pretendemos ofender llamando putas cuando,en realidad,la peor ofensa es la de ser proxeneta,consumidor o consentidor del más viejo y denigrante oficio. 
Por eso he leído “El proxeneta”.No para gozar de su literatura.No para regodearme en detalles morbosos de los que este libro escapa porque no busca escandalizar en las formas,sí en el fondo de un negocio que en pleno siglo XXI sigue engordando bolsillos y egos a la vez que esquilma hasta diluir en el barro los derechos que como seres humanos tienen congéneres que la complicidad de sus  proxenetas-insisto,inclúyanse en estos a consentidores/as que apoyan incluso mirando para otro lado-convierte en esclavas, en víctimas.
Víctimas,así ,tan justamente se refiere “El Músico” a tantas mujeres a las que se engaña,con las que se comercia, de las que se roba algo tan vital como su dignidad, a las que se acobarda mediante la violencia y no sólo ni principalmente física.Mujeres a las que se mata,aunque sigan respirando.Tienen que hacerlo para ellos,para hacer más lucrativos sus chocheles/ burdeles , su avaricia de cobardes machos….
Basta ya de mirar hacia otro lado.”El proxeneta” es un  libro  que hay que leer.Y compartir.No vale hacerlo en soledad.Hay que gritar el testimonio de quien,valiente al final, merece una redención que legalmente ya la Justicia le dio tras haber pagado sus delitos. Una redención social que,lejos de hacer más sangre,logra este libro reconvirtiendo al verdugo en víctima de sí mismo:
Quien con monstruos lucha,cuide a su vez de convertirse en monstruo.Cuando miras largo tiempo al abismo,el abismo mira dentro de ti.
Lo dijo Nietzsche y es realidad que Mabel Lozano pone de manifiesto en “El proxeneta” donde la cruda realidad no queda exenta de una ternura que redime al hombre sin convertirlo en falso héroe de una historia donde estos no existen como tampoco heroínas. Sólo víctimas que de todos nosotros depende evitar.Podemos.También podemos seguir mirando,cobardes, hacia otro lado más cómodo.
No es lo que hace Mabel Lozano.No es lo que merece “El proxeneta” Sí una lectura especialmente obligada para personas:
-educadoras  ya lo sean como madres,padres o maestras.
-periodistas,entendiéndose como tal quienes se dedican a informar comunicando,no a trivializar necia e irresponsablemente .
-profesionales vinculados a sectores que pueden estarlo a la prostitución: Justicia,medicina,Iglesia,ong,s .Sí,cuidado con judas que se convierten en cómplices de esta al permitir lavados de imagen por unas cuantas monedas
-políticas: hora es ya de que éstas dejen de mirar por encima,quedándose con titulares más o menos impactantes y lean de la 1 a la  346 todas y cada una de las páginas de este libro.Aprenderán mucho.Especialmente, a no ser tibias de corazón.
Para estas personas habla “El proxeneta” con letra de Mabel Lozano. Para quienes creemos y queremos que un mundo más limpio,justo y claro es posible.
Para quienes soñamos con volar por espacios de libertad.La clave, esa que redimió al Músico tornando en valentía su cobardía, no es otra que el amor.
Todo el que ama vuela.Lo dijo Miguel Hernández,poeta en el mundo, y lo reitera Mabel Lozano en “El proxeneta” ,una historia real escrita para personas que queremos hacer real otro mundo más justo,menos violento,más humano ¿te apuntas?
Anuncios