Un pájaro vivía en mí

Castillo de Illueca/Zaragoza (imagen de Barney Sharratt)

EPITAFIO (Juan Gelman)

Un pájaro vivía en mí.
Una flor viajaba en mi sangre.
Mi corazón era un violín.
Quise o no quise. Pero a veces
me quisieron. También a mí
me alegraban: la primavera,
las manos juntas, lo feliz.
¡Digo que el hombre debe serlo!
Aquí yace un pájaro.
Una flor.
Un violín.
       En una semana de PAZ, os invito a dirigir vuestra mirada hacia un hombre de paz que el pasado día 14 se fue a  tocar el violín al otro barrio.

Un hombre que se fue en paz como en paz trató de vivir, a pesar de la violencia que le arrebató a gran parte de su familia…no sus convicciones ni su profunda fe en los derechos humanos.

Un hombre de paz, JUAN GELMAN, de quien en lugar de hablar, prefiero recordemos por él mismo http://amediavoz.com/gelman.htm

Descanse en paz.

Paz Risueño Villanueva,21 enero 2014