Federico Muelas,el poeta de Cuenca

1910 fue el año de nacimiento de dos poetas.

El uno,poeta del pueblo que por Vientos del pueblo fue arrastrado e inspirado,MIGUEL HERNÁNDEZ

El otro, el poeta de CUENCA.De nombre FEDERICO MUELAS, nació, vivió ( fue farmaceútico y Ldo en Derecho) y murió ( 25 noviembre 1974) en CUENCA, Ciudad Patrimonio de la Humanidad, en la cual-tantas veces desde su hoy olvidado “hocino”-y para la cual escribió su producción poética, de la que comparto hoy pequeños retazos

                                   SONETO A CUENCA:

                               “Alzada en bella sinrazón altiva

                               -pedestal de crepúsculos soñados-,

                               ¿subes orgullos, bajas derrocados

                               sueños de un dios en celestial deriva?

                              ¡Oh, tantálico esfuerzo en piedra viva!

                              ¡Oh, aventura de cielos despeñados!

                              Cuenca, en volandas de celestes prados,

                              de peldaño en peldaño fugitiva.

                              Gallarda entraña de cristal que azores

                              en piedra guardan, mientras plisa el viento

                              de tu chopo el audaz escalofrío.

                             ¡Cuenca, cristalizada en mis amores!

                             Hilván dorado al aire del lamento.

                             Cuenca cierta y soñada, en cielo y río.”

                                                            MI TIERRA, LA QUE YO QUIERO

                                          Castilla: mes de octubre, gris el Cielo.

                                              Amarillos rastrojos, tierras pardas;

                                              Yuntas cansadas, soledad, tristeza,

                                              Azulenco horizonte de montañas.

                                              El austero paisaje preferido,

                                              Castilla, mes de octubre, gris el Cielo;

                                              Amarillos rastrojos, tierras pardas,

                                              La tarde va cayendo lentamente;

                                              El crepúsculo tiende su nostalgia.

                                              Arrastrando el timón vuelve la yunta.

                                              La copla lugareña se desgrana.

                                              Yo también canto. Riman mis tristezas

                                              El consuelo de líricas sonatas.

                                              Del corazón, el clavicordio suena

                                              Pulsado por la tarde castellana.

                                              Mi canto es para ti, tierra, Castilla,

                                              Porque tú vas dictando mis palabras;

                                              Pero dentro, muy dentro, aquí en el pecho,

                                              Mi pobre corazón para ti guarda

                                              Otras trovas más tiernas, más sentidas,

                                              Algo que no se explica con palabras;

                                              Algo que mis silencios te refieren,

                                              Algo que va disuelto con mis lágrimas.

                                              Tú, que me das con la dorada espiga

                                              El pan que solicito en mis plegarias

                                              Y aquel otro manjar más delicioso,

                                              Cual floración de la divina gracia:

                                              Castilla: mes de octubre, gris el Cielo.

                                              Amarillos rastrojos, tierras pardas;

                                              Yuntas cansadas, soledad, tristeza,

                                              Azulenco horizonte de montañas.

                                              El austero paisaje preferido,

                                              El tono gris que rima con mis lágrimas…

                                              Castilla, mes de octubre, gris el Cielo;

                                              Amarillos rastrojos, tierras pardas,

                                              La tarde va cayendo lentamente;

                                              El crepúsculo tiende su nostalgia.

                                              Arrastrando el timón vuelve la yunta.

                                              La copla lugareña se desgrana.

                                              Yo también canto. Riman mis tristezas

                                              El consuelo de líricas sonatas.

                                              Del corazón, el clavicordio suena

                                              Pulsado por la tarde castellana.

                                              Mi canto es para ti, tierra, Castilla,

                                              Porque tú vas dictando mis palabras;

                                              Pero dentro, muy dentro, aquí en el pecho,

                                              Mi pobre corazón para ti guarda

                                              Otras trovas más tiernas, más sentidas,

                                              Algo que no se explica con palabras;

                                              Algo que mis silencios te refieren,

                                              Algo que va disuelto con mis lágrimas.

                                              Tú, que me das con la dorada espiga

                                               El pan que solicito en mis plegarias

                                               Y aquel otro manjar más delicioso,

                                               Cual floración de la divina gracia.

Canción para un poeta (José Luis Perales a Federico Muelas) http://youtu.be/0eT3C5SkLiU