Un libro que no es para esos que se complacen en la adversidad , El viaje de Baldassare

 

 

edf

Ten siempre a Itaca en la memoria.
Llegar allí es tu meta.
Mas no apresures el viaje.
Mejor que se extienda largos años;
y en tu vejez arribes a la isla
con cuanto hayas ganado en el camino,
sin esperar que Itaca te enriquezca.

Itaca te regaló un hermoso viaje.
Sin ella el camino no hubieras emprendido.
Mas ninguna otra cosa puede darte.

Aunque pobre la encuentres, no te engañara Itaca.
Rico en saber y en vida, como has vuelto,
comprendes ya que significan las Itacas.

Mucho me gusta el “Itaca”  de Kosntantino Kavafis( Alejandría 1863/1933)  y mucho he evocado el poema a lo largo de la lectura de las 446 páginas  que conforman  “El viaje de Baldassare “, un libro que merece leerse de manera pausada, saboreándose como saboreamos a pequeños lengüetazos ese helado que nos alivia de estivales calores.

Un libro que no es para los que se complacen en la adversidad . Así préstamo y recomendación de  mi querido”Booking Planner”-saco pecho con esa ironía que tanto le gusta como le disgusta la Lengua de Shakespeare- y así lo he podido comprobar en una lectura mucho más que idónea para tiempos de tormenta.

Lectura “zen” que dirían snobs-va por tí de nuevo, mi Booking Planner – que mucho saben de tan exótica teoría como poco practican esa costumbre hoy en especie de extinción que se llama meditar.  

Lectura “Slow”para quienes, como yo, tenemos en el “Elogio de la lentitud” ( Carl Honoré)  libro de cabecera de quienes queremos hallar en el sosiego la sal de la vida.

Más en tiempos como los presentes que no muy diferentes  resultan de ese “Año de la Bestia” por el que transcurre “El viaje de Baldassare” : 

Triste época en la que el inocente no tiene otro recurso que huir…

Más ¿ qué serán los tiempos venideros? ¿A qué se parecerá el mundo después del fin del mundo? ¿Será necesario que todos muramos antes en algún cataclismo para que sobrevenga la Resurrección? ¿O será tan sólo el comienzo de una era nueva, de un nuevo reino, el Reino de Dios restablecido en la tierra, después de que todos los gobiernos humanos hayan demostrado siglo tras siglo su injusticia y su corrupción?

P3060228

Me veía lo bastante competente para reconocer el estilo del que hacía los milagros ¿Tal vez san Arsenio? ¿O Bartolomé ?¿ O Simeón el Estilita ?

Un viaje por lugares de Paz: Siria, la Constantinopla de antaño, hogaño Estambul, Londres…

sdr

Yo estoy tejiendo un cuento de hadas.Pero necesito conservar algunas razones para vivir,aunque sean ilusorias.Mentirse a uno mismo es a veces la pasarela irreemplazable para aceptar las desgracias…

“El viaje de Baldassare”, un libro en que el oriental Amín Maalouf teje su propio cuento de hadas en torno a Baldassare Embriaco, un hombre en el mejor sentido de la palabra bueno y cuyo estoicismo vital es toda una sabia lección:

No traté de defenderme ni de negarlo, la suerte está echada,he franqueado el Rubicón y de nada serviría ya censurar las circunstancias.No soy yo quien ha decidido poner los pies donde los tengo puestos¿pero acaso decide uno realmente? Más vale hacerse cómplice del Cielo que transitar la vida entera  sumido en el desengaño y la contrariedad…

También lección de feminismo  porque ¿quien dice que ser oriental conlleva ser machista? Baldassare Embriaco sabe comprender y justificar en la lealtad amorosa de Elvira su desamor hacia él mismo; sabe ser leal al amor fraternal de Piacenza; sabe ser quijote  amando y luchando por Marta y, llegado el momento, perdonar su deslealtad; sabe respetar la libertad de Giacominetta . Con todo, me quedo con la admiración del amante amigo hacia la más leal , Bess, porque…

Hay brazos de mujer que son lugares de exilio, y otros que son tierra natal. 

Hay libros que son para leerlos de un tirón. Hay otros que son para desear que nunca lleguen al final. Como tantos viajes. Como “El viaje de Baldassare”, un libro que no es para los que se complacen en la adversidad ¡ y anda que no abundan en estos días de virus, miedos y distanciamiento humano !

Leer, viajar, ver, saber, sentir… que cada una  viva su experiencia. Como Baldassare Embriaco, esta es la mía: 

Voy a abrir totalmente esa ventana para que me invada el sol junto con los murmullos de la VIDA.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un libro para saber del empoderamiento de un personaje histórico merecedor de esta novela y más, Yo, Julia

cof“Quien escribe estas líneas ahora, por desgracia, no es el gran escritor ruso, pero en la media de mis posibilidades  y, eso sí, recurriendo a la técnica tolstoniana de cruzar historias, escenas y familias de personajes en una trama densa , he intentado acercar al lector, con la intensidad más potente de la que he sido capaz, a la fortaleza de Julia, un personaje merecedor de esta novela y de más “

Palabras de Santiago Posteguillo (Valencia, 1967 )  en su novela ” Yo, Julia” .

https://www.santiagoposteguillo.es/

Escritor de novela histórica, género que, sin desagradarme como cualquier tipo de Literatura, no es el que , en general, más me apasiona. Tampoco  novelas que hayan obtenido mediáticos reconocimientos como el Premio “Planeta 2018” la citada obra. No porque no sea  merecedora del mismo,que jurados tiene tan notable grupo editorial. Echemos la culpa a prejuicios que como libre lectora tengo derecho a tener aunque he de reconocer que en este caso la historia es buena y, como en toda obra de Posteguillo, excelentemente documentada.

Novela épica estructurada en cinco partes-Liber Primus,Secundus,Tertius,Quartus et Quintus- que van desde finales del 191 a la primavera del 197 d.de C. , narra el sueño hecho realidad de Julia Domna, pragmática esposa de Septimio Severo y de la que es en la parte posterior de la novela, en el primero de sus Apéndices donde Posteguillo  expresa el objetivo buscado y textualmente citado  al inicio . Efectivamente, en las ocho páginas de su “Nota histórica” es donde al menos yo he podido hallar el verdadero “gancho” de esta obra pues creyera la historiadora Bárbara Levick, Julia es personaje histórico digno de una novela de Tolstoi.

Tanto como otras muchas mujeres aún invisibles para la Historia. Probablemente. Para eso el feminismo auténtico y sin demagogias de quienes, mujeres y hombres, buscan dar luz a su empoderamiento. Cada uno, cada una en la medida de sus capacidades que en el caso de Santiago Posteguillo son históricas, literarias y  gracias al Premio Planeta mucho más mediáticas. Tanto, que Julia va ya camino de ser protagonista de una nueva trilogía de la que ya hay publicado un segundo libro ( Y Julia retó a los dioses).

Del primero, me quedo con personales e inolvidables sensaciones que evocan lugares adonde anduve mucho para gozar mucho. Sí, por supuesto, tierras occidentales de Roma o esa Galia  parte de mis raíces donde  siempre hallaré motivos para volver. Con este libro,mucho más de esa otra tierra oriental  que poco pude conocer pero sí mucho disfrutar y amar: Siria. En ella, la que antaño fuera Emesa y hogaño Homs, sigue siendo ejemplo vivo de pueblo que no se rinde pese a tantos intentos de exterminio como viene sufriendo en la más contemporánea Historia. Emesa/Homs  digna cuna de Julia Domna.

Emesa

*https://paginasarabes.com/2018/02/11/un-paseo-religioso-por-siria-homs-la-antigua-ciudad-de-emesa/

*http://cuentaviajes.over-blog.es/article-16-en-homs-buscando-emesa-68351161.html

 

2010_1117YORK0089

Eboracum, otro lugar citado en “Yo, Julia” y que me transporta a momentos inolvidables y, mucho más, a personas que me los hacen así sentir. Eboracum ayer gobernada por Clodio Albino y donde el Hades quiso que el emperador Septimio Severo en el 211 d. de C. fuera hallado y transportado por Caronte . Hoy para mí bellísimo y queridísimo York gracias a Yorkijote que lee mucho, anda mucho para ver y saber mucho, sí, pero no menos para compartir mucho.

That´s the question ¡

*https://viatorimperi.es/york/

Sí, esa es la cuestión : leer mucho y andar mucho. Ambas pasiones se suman en esta novela ¡ y  Julia lo vale ! 

Un libro que habla de su monumento vivo más atractivo y libre, Agonizar en Salamanca.

UnamunoAllí Teresa, Soledad, Mercedes,
Carmen, Olalla, Concha, Bianca o Pura,
nombres que fueron miel para los labios,
brasa en el pecho.

Así bajo los ojos la divisa del amor,
redentora del estudio,
y cuando el maestro calla, aquellos bancos
dicen amores.

Oh, Salamanca, entre tus piedras de oro
aprendieron a amar los estudiantes
mientras los campos que te ciñen daban
jugosos frutos.
Del corazón en las honduras guardo
tu alma robusta; cuando yo me muera
guarda, dorada Salamanca mía,
tú mi recuerdo.

Y cuando el sol al acostarse encienda
el oro secular que te recama,
con tu lenguaje, de lo eterno heraldo,
di tú que he sido

Fragmento* del poema  “Mi Salamanca”  escrito en 1907 por su hijo  Miguel de Unamuno  y Jugo que , nacido en Bilbao el 29 de septiembre de 1864, quiso y fue de donde le vino en gana. 

Miguel de Unamuno a quien habiendo conocido ni mucho ni bien como filósofo y escritor de la Generación del 98, tuve  la oportunidad de desmitificar en “Mientras dure la guerra”. Película del director Alejandro Amenábar quien ,por cierto, ha sido tachado de  impreciso y ligero por aquellos a quienes parece interesar más la importancia de sus errores históricos que la de esa reconciliación que, así que han pasado 84 años, sigue siendo asignatura pendiente para los españolitos…y españolitas que dirán los que, demagógicos y demagógicas defensores de la igualdad, hoy demuestran más interés en romper con diferencias de género antes que de ideologías de “hunos y hotros” :

“Entre los Hunos (rojos) y los Hotros (blancos, color de pus) están desangrando, ensangrentando, arruinando, envenenando y, lo que para mí es peor, entonteciendo a España”

Lo afirmó Unamuno ayer  y tristemente lo reafirmamos  hoy cualquiera a quien no ciegue una ideología:

No se hable de ideología, que no hay tal. No es sino barbarie , zafiedad, soecidad, malos instintos y, lo que es-para mí, al menos.peor, estupidez, estupidez, estupidez 

Ideología de tragaldabas que reservan ruedas de molino para hacer comulgar con ellas a los papanatas que los leen. ¡ Ay, hombre viejo de Salamanca qué poco hemos cambiado ! La generación de idiotas sigue sin ser especie en extinción.

Aquel hombre viejo de Salamanca, como a Unamuno se refiere Luciano González Egido, otro salmantino ( 1928) poeta, ensayista y narrador a quien la estela de Amenábar en su cinematográfica versión me llevó para  reconocer a ese “cascarrabias irremediable”  en su libro ” Agonizar en Salamanca” y en cuya introducción ya nos da objetivas referencias de la subjetiva visión que de él tuvieron intelectuales contempóraneos: Baroja,Machado, Max Aub, Ortega y Gasset, Aleixandre,Cassou, Alberti, Rubén Darío,Madariaga…  Hendaye

También otros pertenecientes al mundo de la Cultura, en este caso en el ámbito de las Artes Plásticas . que pudieron pintarlo con el pelo alborotado ( Gutiérrez Solana) o en el paisaje vasco de su infancia durante  su destierro de Hendaya en 1929  ( Daniel Vázquez Díaz y Juan de Echevarría)

Aquel  hombre viejo  de Salamanca para el que “La política no es asegurar el triunfo de una doctrina,de un partido, acrecentar el territorio nacional o derribar un orden social” ( Jean Cassou) 

Aquel hombre viejo de Salamanca que fiel a sí mismo y aunque errara,que de humanos es, creyó y luchó por la LIBERTAD y la CULTURA :

Tendremos que luchar  por la libertad de la cultura…Lucharemos por la libertad de la cultura por que haya ideologías diversas, ya que en ello reside la verdadera y democrática libertad…La cultura está por encima y por debajo de las formas de gobierno

¡ Ay, don Miguel que no es vd. el único  cascarrabias irremediable ! 

DSC00974

El rojo de los campos no fue sólo de amapolas…

Guerra incivil :

Diré sencillamente que odio la guerra y que nunca me parece justa

Guerra fraguada en el odio con signos  siempre presentes, siempre inequívocos:

Hay días y lugares,horas y sitios, en que el ambiente de la calle es de una insolencia salvaje” y “esa insolencia salvaje es hija de una enfermedad colectiva,de locura comunal

“España, no te aduermas” que también gritó el bilbaíno Blas de Otero ( 1916/1979) como  seguimos gritando quienes , conociendo la Historia, no queremos que se repita:

¿Es la Historia algo más que pasos que en el futuro nacen y van a perderse en el pasado?

Guerra fraguada en el odio, que es permanente y siempre interesada lucha de clases, de casta, de etiquetas…

Conozco la lucha de clases.Es el reino del odio y la envida desencadenados

Yo también don Miguel, yo también ¡ y cómo duele hasta matar!

“Agonizar en Salamanca”, libro que tras la introducción nos lleva a actuales reflexiones en tres partes:

Los hombres son animales de sangre caliente( Los hechos)

Por la boca muere el hombre ( Las palabras)

La lenta agonía de un hombre fuera de la Historia ( La muerte)

Libro en donde  he hallado con sorpresa y reconocido gusto, alusiones de total actualidad: Ahí las referidas a fundamentalismos de mujer, que haberlos haylos hoy como ayer . Ahí las referidas a “palabros” de pretendida corrección política : “Incluso les sacaban fotografías, para publicar en los periódicos,bajo la consigna de la normalidad

“Agonizar en Salamanca” un libro que no busca idealizar a quien, humanamente “egoncio” a veces fue quijote y a veces sancho pese a las palabras de Ilya Ehrenburg:

“No, no es usted Don Quijote ni siquiera un Sancho Panza ,es usted de aquellos viejos sin alma , enamorados de sí mismos”

Porque, como bien afirmara aquel hombre viejo de Salamanca, no hay peor resentido que el que no quiere entender , “Agonizar en Salamanca” bien vale una reposada lectura.Precisamente ahora que aún tenemos tiempo ,cuando vamos camino  de esa “nueva normalidad” que algunas-personas-dudamos lo sea como sustantivo pero ojalá sí sea realidad en ese adjetivo que, leyendo, pensando y entendiendo mucho, bien podría acercarnos a una nueva ,más coherente  y menos mediocre España. 

¿ Sería mucho pedir , don Miguel ?

 

 

*imagen  perteneciente al archivo de Gombau, difundida por el colectivo ‘Salamanca en el ayer’.

Un libro que te lo canta todo, Otra luz

cofQuédate conmigo

Tú, niña del sol de tarde

de las canciones viejas,

de la Tierra hasta Marte,

la noche de las estrellas, la del corazón robado,

la del fuego que no quema sin trucos ni amagas.

Háblame, cómo crees que acaba el cuento,

dime cómo huele el frío de donde viene el viento.

Quédate conmigo hasta que se caiga el cielo,

cuando ya no queden días ni para estar contento.

Quédate conmigo, yo no sé ni cómo acaba el cuento,

cuando ya no queden días ni para estar contento.

Tú, que miras por la ventana

con los ojos llenos de nostalgia,

la oscura habitación,

y veo el bosque en tu cuerpo,

donde naces flor de lirio,oh,

que te busco y no te encuentro,

que te cantas por El Kanka, Marisol y Pérez Cruz,

pero que al final sólo eres tú,y tu luz y tu luz…

 

Hoy puede ser un gran día…dicen. Lo dicen vendiéndolo como casi otro de Reyes para una infancia que va a recibir tan majico- de mágico no tiene nada- regalo como la oportunidad de la que nunca han dejado de gozar sus mascotas: salir a pasear.Eso sí, sin socializar con sus iguales. 

Virus aparte, hoy puede ser un gran día para compartir lectura, que no en vano abril es ideal mes del libro desde que en él escritores como los españoles Miguel del Cervantes y Jorge Manrique , el inglés Willian Shakespeare o el inca Garcilaso de la Vega volaran Alto.

Hoy puede y es un gran día para compartir lectura con Eva , niña del sol de mayo que  aún sin cumplir sus doce, es empoderada maestra con la que orgullosamente comparto aprendizaje. 

Gracias a Eva y su pasión por la música y los músicos de OT he sabido de un libro que “te lo canta todo, hasta lo prohibido”. Se llama Otra luz y he de reconocer y agradecer que me la ha dado en días de incertidumbre y falta de abstracción de un confinamiento que puede ser imprescindible para salvar la salud física.Para la mental está el soñar , ver, pensar y sentir mucho y bien ¿ y qué, si no, es la lectura de  Otra luz?

cof

Libro de buena calidad en continente  y contenido, una serie de poemas-muchos canciones del joven catalán Alfred García-en castellano, catalán e inglés de los que , tras varias relecturas, me quedo con algunos como:

Autorretrato con tomate  ¡ qué buena ironía de un femme líder !

Las cuatro partes de Cuestión de amor propio,

Open arms

No me pidas que me acostumbre,                                                                                              miro la desolación en la quimera

El Camino de las Utopías :                                                                                                                Todo no es real,                                                                                                                                    vive la fantasía

60 :

si sesenta fueron buenos,                                                                                                                   esto acaba de empezar

Madrid ¡ qué sentir tan oportuno! 

Eres cambio de compás                                                                                                                       y ningún pentagrama,                                                                                                                      eres caso en una guerra fría,                                                                                                          eres como los grandes artistas,                                                                                                      mil historial por  contar,                                                                                                                  muchas más de las que yo creía

No, Alfred, ni te conocía ni he cantado tus temas en los conciertos pero como dice ese otro bardo y también paisano tuyo, de vez en cuando la vida te besa en la boca. Gracias, Eva, por ser la maga que me ha descubierto ese beso  en esa “Otra luz” , un libro que recomiendo en tiempos que parece que hora es ya de…

Empezar a volver

¡  Que todo vuelva a empezar ! 

Un libro feminista porque no intenta serlo, Te quiero viva, burra

bty                               CANTO I

Venimos de la noche y hacia la noche vamos.
Atrás queda la tierra envuelta en sus vapores,
donde vive el almendro, el niño y el leopardo.
Atrás quedan los días, con lagos, nieves, renos,
con volcanes adustos, con selvas hechizadas
donde moran las sombras azules del espanto.
Atrás quedan las tumbas al pie de los cipreses,
solos en la tristeza de lejanas estrellas.
Atrás quedan las glorias como antorchas que apagan
ráfagas seculares.
Atrás quedan las puertas quejándose en el viento.
Atrás queda la angustia con espejos celestes.
Atrás el tiempo queda como drama en el hombre:
engendrador de vida, engendrador de muerte.
El tiempo que levanta y desgasta columnas,
y murmura en las olas milenarias del mar.
Atrás queda la luz bañando las montañas,
los parques de los niños y los blancos altares.
Pero también la noche con ciudades dolientes,
la noche cotidiana, la que no es noche aún,
sino descanso breve que tiembla en las luciérnagas
o pasa por las almas con golpes de agonía.
La noche que desciende de nuevo hacia la luz,
despertando las flores en valles taciturnos,
refrescando el regazo del agua en las montañas,
lanzando los caballos hacia azules riberas,
mientras la eternidad, entre luces de oro,
avanza silenciosa por prados siderales.

autógrafo

Poema de Vicente Gerbasi ( Canoabo, Carabobo, 2 de junio  1913/Caracas, 28 de diciembre  1992) con el que el periodista Antonio Lucas-otro ” poeta que alguna tara tiene para escribir tan bien”- ilustró su intervención en la presentación de Te quiero viva, burra  un libro para saber de mujeres que “no se detuvieron, las detuvieron,consiguieron bracear contra corriente”.

Fue el 6 de febrero en “Tipos infames”, recomendable lugar en el castizo Malasaña donde libros y vinos conviven hermanados por un nombre “más literario de lo que parece” puesto que  es evocación pictórica del poeta Rimbaud   (Charleville,20 octubre 1854/ Marsella 10 noviembre 1891) hecha por  Henri Fantin Latour en obra que tiene por nombre  “Les affreux Bonshommes ” ( también “Coin de table” )

Pero a pesar de que en Te quiero viva, burra “cada mujer es un dardo para vapulearnos”- como  afirmaba Lucas- no son infames los tipos de mujeres invisibles, delirantes o vigas reflejados aunque ninguna de sus historias sea amable. En algunas de ellas, como la de Marga, yo había buceado tras uno de mis muchos y siempre deseados viajes a Moguer. 

Un libro para desenterrar del olvido a una mujer amarga:Marga https://anaquelsite.wordpress.com/2015/04/01/un-libro-para-desenterrar-a-una-mujer-amargamarga/ vía @wordpressdotcom

Marga Gil a la que acompañan otras mujeres  “Delirantes” : Alfonsina Storni, Amy Whitehouse,Camille Claudel, Florbella Espanca,Violeta Parra, Patricia Gadea, Sylvia Plath, Chavela Vargas y Alejandra Pizarnik  a quien la autora hace guiño especial al dar título al libro con la frase original que fue grito de Cortázar intentando salvarla de una muerte que ya había sido segura.

btyAhora lo tomamos para salvar la memoria de todas ellas   dice Loreto Sánchez Seoane, su autora, en el porqué de “Te quiero viva, burra”

Loreto Sánchez Seoane, autora de Te quiero viva, burra, un libro que es  feminista porque no intenta serlo, porque habla de las mujeres como se debe hablar de nosotras, de forma totalmente libre.Porque “eso de vender a la mujer sólo si es perfecta o si no, no la compro, es machismo absoluto” 

¡ Bravo, Loreto ! Así sí nuestro empoderamiento absoluto 

bdrbdr

Loreto Sánchez Seoane,autora de Te quiero viva, burra. Mujer joven, rigurosa y libre.  Mujer de la hornada del 89 como su coetánea la veterinaria María Sánchez , cuyo Tierra de mujeres fue el pasado año uno de los libros más leídos. 

Un libro para rescatar la memoria poética de aquellas todavía invisibles, Tierra de mujeres https://anaquelsite.wordpress.com/2019/03/04/un-libro-para-rescatar-la-memoria-poetica-de-aquellas-todavia-invisibles-tierra-de-mujeres/ vía @wordpressdotcom

En el presente, lo está siendo el libro de Loreto y aunque confieso abiertamente mi enorme recelo por los “bestseller” , justo es reconocer mis positivas sensaciones al descubrir las de mujeres que, salvo el género, nada tendrían que ver conmigo.

Incluyo aquí a la también periodista y escritora Marta García Aller, quien completó ese trío de ases que conformó la mesa de presentación de Te quiero viva, burra   Muy diferentes nuestras generaciones, ambientes-ellas urbanas, yo rural-e incluso aptitudes…al menos en el caso de Marta, ella de Ciencias y una Economía que, cierto, ella hace divertida. Yo de Letras, Artesanía y “quijotería ” que creo ellas no comparten  aunque  crean igualmente que otro mundo es posible pero ellas pertenecen, o así me lo parece,a un mundo que no está hecho para quijotes, que es   mucho más pragmático a pesar de virtualidades con que las TIC puedan pintarlo. 

Aún muy diferentes ,con Loreto, Marta y también con Eva Serrano, alma de la editorial “Círculo de tiza”, comparto humanistas/feministas puntos de vista:

“Pedir para una misma es algo que no nos han enseñado ” ” Que una mujer pudiera hacer algo mejor que un hombre era humillante” y, sobre y por encima de todo : “El problema es de educación y cultura y en ambas está la solución “

Por eso hay que andar y leer mucho. Por eso, libros como Te quiero viva, burra, para saber que como las citadas Delirantes, como las  Invisibles Linda Lovelace, Pannonica de Koenigswarter, Lee Miller. Gertud Kolmar, Hedy Lamarr, Isabelle Eberhardt, Enriqueta Otero, Emma Goldman o  Lou Andreas-Salomé y las Vigas Lee Krasner,Dora Maar,Marion Mahony Griffin, Alice Prin, Rosalidn Franklin, Colette, María Teresa Toral y Gerda Taro hubo mujeres de mentes brillantemente peligrosas. Mujeres olvidadas pese-y quizá por eso-a su fuerza y perseverancia.

Mujeres inconformistas las hubo y  las hay hoy, 8 de marzo de 2020 , y cuando a los ojos de esta que orgullosamente es una más de ellas, tanto se está banalizando con fecha que no puede ser flor de un día de un feminismo uniformado . Por eso, para saldar deuda con las que fueron, para dar fuerza a las que somos y para dar vida a las que serán, bien está sumar el nuestro al grito de Cortázar :

¡ Te quiero viva, burra !

  

Un libro para saber que todo no es como se supone, El hombre de tiza

mdeLos “amigos “de las redes sociales no son amigos de verdad. Los amigos de verdad son otra cosa.Son los que están allí siempre,pase lo que pase.Personas a las que quieres y odias en la misma medida,pero que forman parte de ti tanto como tú mismo.

Amigo de las redes sociales- twitter para más señas- que no sé si me equivoco ¿qué más da una vez más? pero  sí siento como amigo de verdad. Amigo que, andando mucho, lee mucho más y al que apasionan los libros de Stephen King de quien dice  más le interesa la psicosociología que se esconde tras los personajes que la propia trama de sus historias.

Y tras la huella literaria de su King , este amigo lector/escritor vino a dar con una escritora a quien algunos califican como su sucesora. Personalmente, no hay cosa que más me chirríe e incomode que las siempre injustas comparaciones en las que siempre hay  efecto discriminatorio. Con todo y porque la curiosidad literaria no me mata, sí me espolea, me he acercado a C.J. Tudor , nacida en Salisbury ( U.K) en 1972 y autora de tres libros del que “El hombre de tiza” fue primogénito ( 9 enero 2018)

“El hombre de tiza” un libro que he disfrutado reviviendo sensaciones de aquel otro de Murakami ,Los años de peregrinación del chico sin color ,que también rezumaba infancia, amistad y dolor. Un libro donde los sueños y  la amistad no se unen sólo mediante la armonía. Se unen, más bien, herida con herida. Dolor con dolor.

Los años de peregrinación del chico sin color https://anaquelsite.wordpress.com/2019/01/29/un-libro-con-letra-de-murakami-y-musica-de-list-los-anos-de-peregrinacion-del-chico-sin-color/ vía @wordpressdotcom

El hombre de tiza , mucho más  y mejor que un thriller escrito por una mujer que ni es más ni mejor que Stephen King  (” Si te gusta lo que escribo, te gustará El hombre de tiza“) ni falta que le hace…

https://www.todoliteratura.es/articulo/thriller/hombre-tiza-thriller-designada-critica-britanica-sucesora-stephen-king/20180601174604047883.html

Un libro que habla de personas…

Ser buena persona depende de cómo tratas a los  demás.La buenas personas no necesitan una religión porque saben  en su fuero interno que hacen lo correcto

Un libro que habla de realidades frente a utopías…

Los principios están muy bien,para quien pueda permitírselos. Me gusta considerarme un hombre de principios,como casi todo el  mundo,por otra parte.Lo cierto es que todo el mundo tenemos un precio , botones que cambiamos posiblemente para impulsarnos a hacer cosas no del todo honorables.Los principios no pagan la hipoteca ni saldan nuestras deudas. De hecho, los principios son una moneda de muy poco valor en la rutina diaria.Un hombre de principios por lo general es un hombre que posee todo lo que quiere, o bien que no tiene nada que perder

Nadie es recordado por las cosas que no hizo ,cantaba Frank Torres. C.J.Tudor será recordada por  su primera novela, “El hombre de tiza” ,  libro que nació de una realidad infantil- los dibujos de hombrecitos con que su hija cubrió la carretera con una caja de tizas que le habían regalado al cumplir dos años- y su literaria veleidad infantil convierte en un libro para saber que no todo es lo que se supone.

                      ¡ Como la vida misma ! 

 

 

 

Un libro que no sólo cuenta sino que enseña,El despertar de las musas

IMG-20200204-WA0006

A quien me lee

No eres tu estatura o tu peso                                                                                                    No eres tu edad. Y mucho menos tu género o el lugar                                                     donde naciste. Eres tu libro favorito. Eres la canción atrapada en tu                     cabeza y lo que desayunas los domingos. Eres esa                                                            película que decidiste volver a ver y esa persona a la                                                    que eliges besar. Quizá el mundo siempre ver el millón de                                         cosas que no eres.                                                                                                                   Porque no eres de donde vienes.                                                                                              Eres adonde vas

Beatriz Luengo en “El despertar de las musas “

                                                  EL DESPERTAR DE LAS MUSAS , un libro para ti,mi querida y joven Pepa Rodríguez Mira. Léelo, piénsalo,disfrútalo y, como bien dice su autora, Beatriz Luengo, no dejes en manos ajenas la transcripción de tu paso por el mundo.

 

5 de febrero, Santa Águeda, tradición popular sanclementina…

https://participacinruralviva.wordpress.com/2010/02/04/santa-aguedatradicion-popular-sanclementina/ vía @wordpressdotcom 

Tan popular como en tantos lugares rurales de una España donde las mujeres hemos sido comas ” A la coma le faltó soberbia.No importa cuánto tiempo lleve vd. siendo coma, para ser tilde se necesita notoriedad y vd. carece de un pasado relevante” 

Un pasado que para tantas mujeres ha carecido de relevancia salvo en fechas como esta de Santa Águeda, en donde la generosidad de una sociedad rural  nos concedía el don de mandar por un día ¡ y tan contentas !

Pero sí, Beatriz ¡ menos mal que existen las comas ! Sin ellas, sin nosotras ¡ qué caos de Ortografía y de mundo ! 

Y menos mal que algunas nos tomamos en serio eso del empoderamiento y des-aprendemos lo aprendido porque “nada debería ser aprendido a perpetuidad”

Y menos mal que cada vez muchas más huimos de los prejuicios porque , como tú, Beatriz  somos mujeres “a la que el prejuicio le ha robado parte de la vida”

El prejuicio te enseñó a ser fuerte, Beatriz, y sé que tu libro, “El despertar de las musas” mucho va a ayudar a esas otras queridas mujeres con quien  de verdad nos une la sororidad que es la complicidad entre congéneres que, como tú, hacemos nuestra pequeña guerra para encontrar la paz en un mundo en el que todas somos musas…y musos.

dav“El despertar de las musas”  un libro-joya soñado y escrito por Beatriz Luengo para hacernos pensar, sentir, compartir, vivir…

Un libro que, puesto que de sororidad tratamos, luce imprescindibles complicidades como la de Marta Waterme en unas ilustraciones cuyo arte suma. También la escritora Elvira Sastre con un bellísimo prólogo para ” un libro que no sólo cuenta, sino enseña”.

Sororas complicidades  de las once musas y un muso-Carlos, “El Billy Elliot cubano” -que lo conforman y a quienes Beatriz se refiere en  una reseña introductoria seguida de un poema y una reflexión llena de esa “ironía que es el idioma sublime de la tristeza capaz de traducir la rabia en aliento” a partir de cada una de ellas.

Mileva, científica ; Nannerl, maestra e inspiración de Mozart ; Margaret Ann, descubridora de la vacuna de la sífilis y que luchó por un sueño que le fue negado por el simple hecho de ser mujer ;Waris, Flor del desierto ,modelo, escritora y activista contra la ablación genital de la que tanto ella  como Yanka y 30 millones de niñas son víctimas cada año ; Valentina, primera mujer astronauta y también “fábrica de embriones” experiencia que nos plantea una realidad : la maternidad debería ser elección propia ; Margaret, pintora de ojos grandes y que nos hace reflexionar sobre “este mundo de  apariencias  en el que o perteneces a los guais del poder o no sobrevives”; Eva, personaje del Génesis castigada por la Historia ; Malinche, Indígena mediadora Linguísticocultural y una de mis musas favoritas que tanto me cautivó en la lectura de ” El dios de la lluvia llora sobre Méjico” del escritor Lászlo Passuth .

Musas favoritas…lo son todas pero para mí tienen un sentir especial María Magdalena, apóstol de los apóstoles y en la que descubro reflexión que todas…y todos nos debemos hacer en este siglo XXI en el que la esclavitud es cibernética y de apariencias estéticas  porque Así estamos todavía , peleando por ser algo más que un trasero y unos pechos.”Vivimos en la cultura del envase que desprecia el contenido “que diría Eduardo Galeano .

A mí también me hubiera encantado conocerte,  Rosalía Mera , la más moderna de las cenicientas del siglo XX y que un San Isidro de 1975 , parió en “Zorba” al primogénito del gigante “Zara” . Para esta lectora que siempre será educadora, no menos importante y hasta aquí desconocido fue que también parió “Paideia”. 

Para esta lectora que siempre amará el Arte como parte de la Cultura,admirada  musa  Gala que representa 50 años de amor reflejados en Arte. ¿Loco Dalí ? yo pienso que cuerdo, mucho, el hombre que al contrario que el falso y cobarde Walter Keane, firma sus obras uniendo su propio nombre al de su musa, Gala.

EL DESPERTAR DE LAS MUSAS, un libro que recomiendo como el mejor regalo hoy, día en que antaño nos dejaban mandar a las mujeres. También en ese inminente mañana que es el mes de marzo de cuyo 8 las mujeres hemos querido hacer símbolo de nuestro justo empoderamiento. No menos abril, mes en el que un libro siempre será el mejor regalo para quienes leyendo mucho queremos saber mucho y  así sentirnos siempre libres para decidir. 

¡ Gracias por empentarnos a ello, Beatríz ! ¿Vamos, Pepa ?

Un libro para aprender la importancia de convertir el tiempo en aliado: La muerte del comendador

“En esta vida hay muchas cosas que no se pueden explicar de forma racional y también otras muchas que ni siquiera merecen una explicación. Sobre todo, si al hacerlo se pierde algo importante “

Una vez más, la causalidad ha brillado con su presencia en forma de libro. Un libro… o, mejor, libros pues son dos tomos para única y mágica historia, la de “La muerte del comendador” , que ha llegado a mis manos desde otras no menos mágicas de cierto brujo negro… pero muy bueno. No ha sido el azar,no, el que ha hecho que su lectura haya dado tan necesario encanto a personales momentos que tanto precisaban de romper mediocridad  y tedio.

Haruki Murakami ( Kioto, 12 enero 1949) lo ha conseguido con “La muerte del comendador” . Una novela para aprender la importancia de convertir el tiempo en aliado. Una novela que refleja muchas cosas que no se pueden explicar a la vez que retrata con detalle aquellas pequeñas otras que sólo los trazos de un pintor genial puede convertir en importantes:

“Lo importante no es crear algo desde la nada, sino más bien, encontrar algo distinto entre lo que existe ” 

Pintor protagonista del libro que igualmente podría ser escritor. Para ambos, como para cualquier soñador, lo más necesario es la imaginación: 

“Necesitaba una “historia “.No bastaba con plasmar la imagen en el cuadro.Sólo con eso no se hacía un retrato”

Pintor que, como cualquier mago de la palabra, el sonido y todo elemento del Arte-  la música, la gastronomía,la indumentaria o el paisaje tienen protagonismo imprescindible en las circunstancias de esta historia- sabe fundirlos con  armónico estilo que al modo oriental llaman zen o al occidental slow.

“Mi función era ayudar y animar a todos esos elementos, pero, por encima de todo, no molestar, no interferir “

Fantástico Murakami, a quien descubrí  en “Tokio Blues” ( 1987) y me llenó de ternura  en “Los años de peregrinación del chico sin color ” (2013)

Un libro con letra de Murakami y música de Liszt, Los años de peregrinación del chico sin color https://anaquelsite.wordpress.com/2019/01/29/un-libro-con-letra-de-murakami-y-musica-de-list-los-anos-de-peregrinacion-del-chico-sin-color/ vía @wordpressdotcom

Tan fascinantes como familiares sus personajes de “La muerte del comendador” : hasta qué punto  Wataru Menshiki o esa Marie Akikawa cuya infancia tanto me recuerda alguna otra, sin dejar de lado al propio comendador o a su hacedor , Tomohiko Amada… 

Fantástico y fascinante Murakami que  ha impedido que en unos momentos en que la realidad  quería empentarme a ese vacío que es aburrimiento vital, con “La muerte del comendador” lo ha impedido. Como siempre un libro- y mejor si viene por mano de un amigo- impedirá que aburrimiento y miedo sean parte de una vida en la que leyendo podemos aprender a convertir el tiempo en aliado.

“La forma más eficaz de no sentir miedo o vacío es no dejarse vencer por él aburrimiento”

 

 

 

 

 

 

“La verdad entre cenizas” se presenta en Berlanga de Duero

cof

 

Buenas tardes a todos.

       En primer lugar, me gustaría agradecer al Ayuntamiento de Berlanga de Duero, y en su representación a su alcalde Don Jesús Fernando Barcones así como a la concejal Mª Carmen Abad Soria, por haber tenido la amabilidad de cedernos este Salón de Actos para esta presentación.

         Pero por encima de todo quiero agradecer vuestra asistencia. Para empezar porque, con tantas cosas interesantes que se pueden hacer un sábado por la tarde y en un entorno tan especial, casi mágico, como es este rincón de la provincia de Soria, cargado de patrimonio, historia, naturaleza y buen comer y buen beber, que hayáis dejado de lado otras actividades para acudir, creo que se merece que empecemos esta reunión con un aplauso para vosotros.

         Y además, porque soy de la opinión de que ninguna creación cultural o artística tiene valor sin los ojos que la miran. No sirve de nada crear algo si no hay nadie al otro lado. Nada es hermoso o interesante por sí mismo; hace falta la mirada, la complicidad del observador para que cobre vida. Todos, el mejor artista, el mejor orador, el deportista… hasta el predicador de iglesia, todos empiezan a ser algo cuando tienen un público. Lo importante no es lo que uno hace, sino lo que los demás ven.

         Bueno, Procuraré ser breve y que pasemos un rato ameno y divertido. Porque teneros aquí encerrados, como he dicho, un sábado por la tarde, es una responsabilidad para mí.

     CONTRAPORTADA (1)-1  Primero quisiera contaros por qué he hecho esta edición y por qué es especial.  Creo que os va a interesar ya que es la parte más humana de todo este asunto.

         Escribir una novela es un proceso largo y complicado. Uno se tiene que documentar, construir un argumento, unos personajes, hacerse amigo de ellos, enrollarse y escucharlos. Y a partir de ahí empieza el trabajo de escritura, que puede durar entre año y medio y dos años. Durante ese tiempo un escritor es el tipo más aburrido del mundo para los que conviven con él, simplemente ni está ni se le espera. Por eso el escritor no termina su trabajo cuando le pone el punto y final a la obra. Cada novela, y aunque eso nadie lo ve, lleva añadidos muchos: “lo haremos después” “no te preocupes que tendremos tiempo”. Eso le prometía yo a mi mujer cada vez que ella me necesitaba y yo estaba inmerso en esta aventura. Pero no se debe jugar con el tiempo.

         Terminé la novela y, cómo nos sucede a todos, con excepción de los cuatro grandes que si están donde están es porque se lo han ganado, empecé a enviarla a las editoriales, dispuesto a esperar y mientras tanto amortizar todas las horas, todo ese cariño que se fue quedando en segundo plano, como si el cariño de hoy pudiera compensar el que se robó ayer…

         No, no se debe jugar con el tiempo. No lo sabíamos. Nunca nos hubiéramos imaginado que aquellas horas, mientras yo escribía, iban a ser nuestras últimas horas juntos. El corazón de mi mujer se paró.

         Yo siempre le decía que anotara en una libreta todos los momentos perdidos…

         Ahora sólo tengo una libreta llena de agujeros en el tiempo.

         Meses después y sin que yo ya contara con ello me llego la propuesta de dos editoriales para publicar «La verdad entre cenizas». Y me vine abajo. Nunca, hasta ese momento, había percibido de forma tan clara que hay un tiempo que no tiene precio, que no se puede vender. Y no era el que yo le había dedicado a esta novela, sino el que mi mujer me concedió para que yo la pudiera escribir.

         Teníamos muchos proyectos, porque así debe ser la vida, soñar y despertarse para trabajar por esos sueños. Yo decidí invertir los ahorros de nuestros sueños en esta edición con la que quiero hacerle un homenaje. No lo sé, quizá no sea el mejor, pero allá donde esté una vez más sabrá perdonarme. Y me lancé con este proyecto.

       IMG_20191005_203025  Necesitaba colocar en la portada un sello para que pareciese una novela «de verdad». Tenía que inventar uno, y para un invento me pareció que era mejor simplificar las cosas y llamarlas por su nombre. Tal cual. Al fin y al cabo todo esto no dejaba de ser un invento y decidí que ese iba a ser el nombre adecuado. Más tarde me di cuenta de que no podía ser otro.

         Veréis, yo soy surfista. Allí en esa esquinita donde vivo y que comparte las aguas del Cantábrico con las del Atlántico francés. Soy uno de esos chalados que nos tiramos al mar cuando lo más sensato sería huir. Tal vez nunca os hayáis fijado pero hay un cordón que llevamos abrazado al tobillo (enseñar un invento) y que nos une a la tabla porque perderla puede suponer una catástrofe. Nuestra tabla es la única garantía con la que contamos para poder salir del fuerte rompiente con más o menos dignidad, bailando sobre ella y creyéndonos los hijos preferidos de Poseidón. Supongo que alguien decidió despreciar su nombre original en inglés (leash) y bautizar en nuestra lengua a ese cordón como «el invento». Siempre me ha parecido acertado. Y es que esta edición es eso: es el cordón que me une a todas las horas que ya no podré recuperar, las muchas que le robé de mi compañía a mi mujer sin saber que estábamos condenados a que fueran las últimas que pasaríamos juntos.

cof   Ahora voy a empezar a hablar de algo que seguro que todos os estaréis preguntando. ¿Por qué la novela trata aquí, en Berlanga de Duero?

         Primero me tengo que sincerar con vosotros. Yo no idee la trama que se cuenta en esta novela. Es tan complicada que sólo puede ser uno de esos caprichos que tiene la realidad. Al menos eso pensé yo cuando cayó en mis manos lo que en un primer momento me pareció… un olvido, un descuido de alguien a quien yo no conocía. En la novela, y a modo de introducción, le he añadido un poco de fantasía. Pero lo que ese alguien dejó… no era un manuscrito, estaba más bien redactada, a modo de crónica periodística, una historia que me fascinó. También me inquietó la carta que cualquiera podría haber interpretado como que estaba dirigida para él. No se citaba mi nombre. Sólo la encabezaba un: «Desconocido mío…» Y en la que se invitaba a construir una novela con esos hechos narrados en el manuscrito de forma anónima.

         Estas cosan pasan.

         Me fue imposible localizar a quien había podido olvidar ese manuscrito. Es más, parecía que a esa persona nadie la había visto. Nadie la conocía. Y cuantas más veces leía la breve carta, más convencido estaba de que la habían escrito para mí. Primero intenté comprobar los nombres y las direcciones que aparecían en el relato. Tengo un amigo en la Policía Autónoma Vasca que me ayudo a llegar ninguna parte. Al final terminé llegando a la conclusión más evidente: se habían cambiado los nombres y los lugares. Pero la historia me pareció tan apasionante… Una de esas complicadas maquinaciones que nadie pone en marcha si no hay una implicación emocional. Era una insólita trama en la que nadie ganaba nada, salvo ver sufrir a los demás. Como suele pasar, a veces, en la vida real. Y decidí seguir el juego, pero aplicando mis propias reglas. Lo tenía todo, me lo habían regalado, la trama, los personajes, sus motivos…, era magnífico para escribir una novela. Sólo necesitaba sentirme cómodo. Sabía que iba a pasar mucho tiempo en algún lugar. Pero no podía ser el mío. Resulta muy difícil conseguir una mirada libre de prejuicios del sitio de donde procedes, donde viven tus recuerdos de la infancia, tus raíces, y esas calles por donde paseaste con muchas personas queridas que ya no están.

         Me gusta viajar y conozco bien muchos sitios, nuestro país tiene rincones maravillosos, pero uno siempre es reincidente de algún lugar en concreto. Y entonces recordé que cada vez que me siento perdido, cojo el coche y termino aquí, buscándome por Berlanga. No sé por qué, pero vengo a menudo. Entro a visitar al caimán, que por cierto sigue sin saludarme.

2010_0419BERLANGA0053Paseo por las calles, me siento en una terraza, como, me doy un paseo hasta esa pequeña joya de San Baudelio. Aquí me siento cómodo y siempre muy bien tratado. Y es que el mayor valor de un pueblo no son sus monumentos ni su gastronomía ni…

2010_0419BERLANGA0003El mejor patrimonio de cualquier lugar son sus habitantes. Y además, aunque algunos me conocéis por haberme visto, por haberle visto a mi mujer charlando y discutiéndole el precio a la señora que suele estar en una calle de ahí atrás vendiendo ajos, Berlanga tiene el añadido que necesitaba para ubicar la acción de esta novela: Siempre me habéis permitido mantener una mirada de forastero. Que es el que mira sin ataduras y sin hacer juicios; sólo disfruta del lugar, de los saludos sin compromiso, y al que se le perdonan ciertas curiosidades y torpezas porque es de fuera.

         El remate que ya me decidió ocurrió durante una mañana de enero, no recuerdo la fecha exacta pero sí el frío que hacía. Iba, como acostumbro antes de comer, hacia San Baudelio. Y al llegar a altura de Casillas, no sé por qué pero me detuve. Me llamó la atención un pequeño camino, junto a un reguero sin apenas agua ese año, bordeado por unos árboles achaparrados que un anciano que andaba por allí me dijo que eran chopos.

2010_0419BERLANGA0040 Y sobre todo me llamó la atención una casa que está al fondo; es una casa sencilla, blanca con la carpintería en color añil. No lo dude, en aquella casa podía imaginar perfectamente toda la historia que me había contado aquel manuscrito. Sólo tenía que acercarla un poquito más a Berlanga, cambiar los cipreses que había en el manuscrito original que cayó en mis manos por chopos, ponerle un poquito más de agua al reguero y bautizar aquel paraje como el camino de la chopera (así se cita en la novela). Bueno, esos son los apaños que solemos hacer los escritores y sobre los que después tenemos que disculparnos para que las cosas vuelvan a estar en su sitio.

         cofNo quisiera terminar este apartado sobre Berlanga sin una disculpa. Aunque Berlanga, como he dicho, es ajena a todo cuanto se cuenta y todos los personajes que aparecen como vecinos del pueblo son pura imaginación. Aun así quiero dejar constancia de que sobre lo bueno que aparece en la novela, el merito es de sus habitantes, y en cuanto a lo malo el único culpable soy yo.

         Sí me gustaría resaltar que la novela ha servido para que algunas personas que leyeron, como suele ser costumbre, el original antes de las correcciones, se han sentido atraídas por Berlanga; han venido, y varios también me han comentado que empiezan a ser reincidentes. Quizá yo les hice venir, pero sois vosotros los que conseguís que una vez tras otra vuelvan y contagien a otros muchos que todavía no saben lo que se pierden. Enhorabuena.

 

         De «La verdad entre cenizas» voy a hablar poco. Porque es una novela difícil de explicar, sobre todo si uno no quiere revelar todas las sorpresas que hay dentro y estropearle al lector el placer de sorprenderse al descubrirlas. Es una novela que está llena de trampas y de engaños. De personajes fascinantes, que los vamos a ver como grandes manipuladores que a su vez están siendo manipulados. Todos son a al mismo tiempo culpables y víctimas. Es un juego en el que hay quienes pretenden esconder una verdad mientras otros se empeñan en no ser descubiertos porque son ellos, como dice el título, quienes quieren sacar esa verdad, que sucedió hace algunos años, de entre sus cenizas. A mí lo que más me impactó cuando recibí ese manuscrito del que he hablado, fue comprobar cómo un hecho sucedido en el pasado es capaz de condicionar la vida de las generaciones posteriores. Gran parte de lo que somos es una herencia, y en algunas ocasiones sólo somos la consecuencia de lo que hicieron nuestros antepasados.

         Nos engañan, nos hacen creer que lo importante de nuestro mundo son las cosas. Pero las más trascendentes decisiones siempre las empuja la pasión, la condición humana. Porque aunque ahora vivimos en mundo de cosas, seguimos siendo los mismos que nos precedieron sin tener esas cosas. Y también creo que en general, y salvo excepciones, nadie somos ni buenos ni malos, somos aquello que nos permiten las circunstancias.

         Por eso podemos ver en «La verdad entre cenizas» algunos personajes que actúan en contra de su propia de conciencia, incluso de sus intereses, pero no lo pueden evitar, les empujan las circunstancias. ¿Por qué Paloma, la protagonista, parece haber puesto en marcha una conspiración contra su marido? Lo quiere, no pretende hacerle daño, aunque sabe que se lo va a hacer. Son las circunstancias y sus daños colaterales. Ella misma sabe que va a terminar sufriendo, y sin embargo no lo puede evitar. Las malditas circunstancias.

         También hay personajes ocultos, y tardamos mucho en descubrir detrás de quienes se esconden. ¿Quién es la misteriosa Adela y por qué está escondida detrás de otra mujer? ¿Y Román, al que tenemos delante desde los primeros capítulos pero no lo vemos hasta el final? Ellos no lo eligieron así. Fueron las circunstancias. Incluso el sargento Muñoz, también fueron las circunstancias las que lo llevaron a esconder al hombre, a Servando, con sus pasiones y desengaños, bajo un uniforme.

         Hay un niño extraordinario, Pedro. Un niño que ha desarrollado una capacidad especial para ver lo que la gente no cuenta. No es diferente de los demás, sólo le ha tocado una realidad muy dura desde que nació. Ha tenido que presenciar lo que ningún niño debería imaginar que existe, y su cerebro ha terminado por encontrar una manera de protegerse. Él también es especial por las circunstancias.

         Pero no podemos echarle la culpa de todo a las circunstancias, eso es lo fácil. Yo me di cuenta de ello cuando terminaba de escribir esta novela. Porque las circunstancias sólo son accidentes de la vida, y ante los accidentes de la vida no sólo tenemos dos opciones: la de ser víctimas o convertirnos en verdugos. A mí esta novela me ha enseñado que las circunstancias son esas pruebas que nos pone la vida para demostrar nuestra capacidad de superarlas. O al menos de intentarlo. Porque el mundo está lleno de jueces pero a mí no me interesan, bastante tengo con el que vive en mi cabeza. Y eso les pasa también a todos los personajes de «La verdad entre cenizas». Todos terminan sometidos al más implacable de los tribunales; cuando cada uno tiene que presentar sus cuentas ante su soledad. Entonces, las circunstancias se convierten en estúpidas excusas que se podían haber superado. Y como en la vida real, todos sus actos, buenos y malos, deciden bajar el telón y dejarlos desamparados ante esas cosas raras que son las consecuencias.

 

         Bueno, No os cuento más. Con esto espero haberos dejado con ganas de leer esta novela. Y a los niños de momento les pasáis cualquier otro libro. Esta historia tiene bastante de perturbadora.

         Y deseo, también, que Berlanga de Duero y sus habitantes, vosotros, los reales, no los de la ficción, paséis buenos momentos explicándoles a los visitantes que puedan venir para conocer los lugares que se describen en la novela, que un buen día, a un cuentista, se le ocurrió que este es el mejor lugar del mundo para venir a soñar.

cof Yo he procurado hacerlo lo mejor que he sabido. En la primera página de la novela, donde están los rollos esos de los derechos de autor, viene una dirección de correo electrónico que he abierto exclusivamente para todo el que quiera intercambiar impresiones y opiniones, aunque sean buenas. Estaré encantado de que forméis parte de esta aventura que también os pertenece.

         Y ya para terminar y antes de que nos marchemos todos a tomar unas cañas, si tenéis cualquier pregunta, cualquier curiosidad… No sólo sobre la novela que ya supongo que todavía no habéis leído, sino sobre mí o sobre el proceso de escritura o sobre lo que sea, soy vuestro invitado.

 

                                       Muchas gracias a todos. Y, ¡viva Berlanga!

                                                             Oscar da Cunha

                                                       Berlanga de Duero, 5 de octubre de 2019 

 

Teatro para dedicar nuestro aplauso a la memoria de Ángeles y Miguel, Señora de rojo sobre fondo gris.

Morir como las alondras sedientascof

AGONÍA

Morir como las alondras sedientas
sobre un espejismo.                                                                                                                                                                                   
O lo mismo que la codorniz
tras cruzar el mar
junto a las primeras matas
porque ya no tiene ganas de volar.

Pero no vivir solamente de lamentos
Como un jilguero cegado

                                           Giuseppe Ungaretti (1888-1970)

Una vez más, he vuelto a andar mucho. Doscientos cincuenta  kilómetros de solitaria pero ilusionada ida y una vuelta ya pasada la hora Cenicienta para gozar mucho en Madrid adonde  siempre es un gusto volver y siempre para  sentir a través de la Literatura.

De nuevo me he atrevido con la novela adaptada al teatro aún cuando he de reconocer que no me gustan pues casi siempre pierde el libro y procuro huir de ellas tanto reconvertidas al Séptimo Arte como al de Talía.

De nuevo, el Teatro Bellas Artes ha hecho honor a su nombre y no me ha defraudado como no lo hizo en aquella tierna adaptación del que para mí es mi mejor libro de José Luis Sampedro.

Un libro para la ternura:La sonrisa etrusca https://anaquelsite.wordpress.com/2013/04/07/un-libro-para-la-ternurala-sonrisa-etrusca/ vía @wordpressdotcom

De nuevo ha sido mi viejo amigo don Miguel el que me ha llamado. Gustándome toda su obra, hay dos que me emocionan de manera especial, cosa que tuve el privilegio de comentar con él. Una de ellas, “Cinco horas con Mario” porque siempre admiraré cómo él, un hombre, supo captar el sentir de Carmen Sotillo hasta lograr transformar la humana empatía en femenina sororidad.

Cinco horas con Mario y siete años sin Don Miguel Delibes https://anaquelsite.wordpress.com/2017/03/12/cinco-horas-con-mario-y-siete-anos-sin-don-miguel-delibes/ vía @wordpressdotcom

libro señora de rojo           La otra, es novela en la que también  es protagonista una mujer, Ana. En la ficción, esposa de Nicolás, narrador y único actor de un monólogo impresionante en el que, en realidad, Sacristán da vida al propio autor, Miguel Delibes, que en “Señora de rojo sobre fondo gris ” evoca “enamorado retrato” de Ángeles de Castro, su mujer a quien dedicó esta obra en la que se refiere ” a muchos aspectos de su vida en común y, sobre todo,a la descripción del inesperado proceso de una enfermedad que le condujo,joven, a una muerte imprevista” 

Yo escribía para ella. Y cuando faltó su juicio,me faltó la referencia.Dejé de escribir, y en esta situación duró años. En ese tiempo pensé , a veces,que todo se hubiera terminado.

 Miguel Delibes

¡ Qué familiar este sentir ! Madre ¿será por eso que esa Señora de rojo sobre fondo gris me resulta tan parecida a aquella otra de negro sobre fondo oscuro que hoy se admira en el Museo Gonzalvo ,de Rubielos de Mora ? ¿ quizá la realidad de un Miguel o un Oscar supera la ficción de un Nicolás?

Ángeles, Carmen, Lou… Ellas, siempre ellas.

mde¿De quien aprendió entonces que una rosa en un florero puede ser más hermosa que un ramo de rosas o que la belleza podía esconderse en un viejo reloj de pared  destripado y lleno de libros ?

“Señora de rojo sobre fondo gris, el profundo dolor de tu ausencia” como tan acertadamente ha resumido esta obra el amigo de la Literatura-no me mola lo de “experto”- José Miguel Vila en  cuya opinión ni quito ni pongo palabra

https://www.diariocritico.com/noticia/529948/teatro/senora-de-rojo-sobre-fondo-gris:-el-profundo-dolor-de-tu-ausencia.html

cof

Humilde y simplemente, sumo un bis en ese ¡ Bravo ! que en la  noche del 10 de septiembre de 2019 y en el Teatro Bellas Artes faltó y no creo que fuera por falta de pasión en el auditorio sino más bien por un exceso de emoción que sin palabras nos dejó.

Ovación gigante para José Sacristán como actor y hasta como hombre que, ya talludico, sigue teniendo el  jovial encanto de la ingenuidad como pudo demostrar ese mismo día. ¡ Hablemos ! que diría Benjamín Prado… aunque no haya peor ciego que el que no quiere ver, peor mudo que el que no quiere hablar ni peor entendedor que quien no quiere entenderse. 

José Sacristán, a Carmen Calvo tras la negociación de PSOE y Podemos: “Poneos de acuerdo, por favor” https://www.elperiodico.com/es/yotele/20190911/jose-sacristan-carmen-calvo-psoe-podemos-7629516?utm_source=twitter&utm_medium=social&utm_campaign=btn-share

Ovación que no merecen como tampoco acordarnos de sus nombres. Sí de Jesús Cimarro, Director del Teatro Bellas Artes y de todo un equipo que  tanto nos ha hecho soñar, emocionar y gozar como lo ha hecho José Sámano, productor y director de la obra además de responsable de su acertada y fiel adaptación junto al propio José Sacristán e Inés Camiña.

Ovación hasta el infinito y mucho más allá- sí, amigo Pepe Sacristán- para quien con toda justicia, admiración y nobleza así la vienes pidiendo al final de cada representación desde el estreno el pasado 4 de septiembre:

“Con vuestro permiso, dedicad vuestro aplauso a la memoria de Ángeles y Miguel Delibes”

 

Así fue y así será .