Era la persona a la que yo más  quería y durante mucho tiempo incluso la consideré un alma gemela y quería seguir ayudándola. Pero el ocuparme constantemente de ella me había dejado exhausta

Hay quienes atribuyen al azar cualquier causalidad. Otras no damos tregua a lo que llaman casualidad. Será por eso que en nada me ha sorprendido hallar tantas circunstancias ¿sorprendentes? en la que ha sido mi lectura de “Los años de peregrinación del chico sin color” .

Libro con letra del escritor japonés Haruki Murakami y música del compositor húngaro Frank Liszt.

https://www.biografiasyvidas.com/biografia/l/liszt.htm

Libro cuya lectura, porque nada es por azar, comencé en la primogénita Buda de la capital magiar, a orillas del Danubio, que, por cierto y hablando de colores, no es azul. 

Tampoco hay casualidad en el dolor que protagonista y lectora compartimos. En la común sensación de haber sido abandonadas en un negro océano… y también, contra viento y marea, de remontar sus olas y sobrevivir al olvido porque, como bien expresa Insomne en su recomendable blog Momoko:

“El hombre es un ser social por naturaleza”, decía Aristóteles. Hay un tipo de dolor que conocen únicamente aquellas personas que se han sentido apartadas o abandonadas por aquellos que se suponía que les amaban. Psicológicamente es un golpe muy duro para la mente el hecho de que alguien como tus padres o tus amigos desde hace años, decidan de la noche a la mañana, y sin previo aviso, que ya no desean seguir queriéndote.

https://momoko.es/opiniones/los-anos-de-peregrinacion-del-chico-sin-color-critica

Coincido igualmente con la percepción así expresada: 

“Lectura compleja, lenta, perturbadora, profunda, con la habitual presencia de los sueños y el sexo, y en la que nuevamente la música, en este caso la de Liszt, se convierte en una protagonista más” 

quelibroleo.com/los-anos-de-peregrinacion-del-chico-sin-color

 

Lectura donde los sueños y  la amistad no se unen sólo mediante la armonía. Se unen, más bien, herida con herida. Dolor con dolor.

“Los años de peregrinación del chico sin color” recomiendo su lectura , sí, aunque  como en la vida misma…

Al final , Tsukuru Tazaki volvió a quedarse solo y vacío, quizá aún más vacío que antes. Eso era todo.

 

Otras percepciones:

https://elmurrial.wordpress.com/2014/11/19/los-anos-de-peregrinacion-del-chico-sin-color/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s