Un libro apasionante sobre el precio del pasado:Recuerda que yo no existo

       Por eso la felicidad es siempre trascendente;pero es una trascendencia de pasado,quien sabe si el arrastre que la hace posible trasciende al propio individuo y trae,confundida, a la filogenia de toda la especie,como si al nacer,en el paquete genético que nos conforma,además de los miedos estuviera también contenida una herencia millonaria de felicidad acumulada desde los primates

                                               ***

        Miguel,nacido en Úbeda un 11 de enero antes de que acabaran los años 50,profesional del Derecho…¿casualidades? Jamás en mí.Sí causalidades que me llevaron a hallar en la magia de las redes sociales a Miguel Pasquau Liaño.A él me sentí atraída por similitud de circunstancias: paisanajes y paisajes, proximidad coetánea y por un oficio que desde mis ancestros me ha hecho sentir a San Raimundo de Peñafort como Patrón de andar por casa.

    Si Aristóteles afirmaba que el conocimiento engendra la duda,en mí ésta se transforma en curiosidad.Así,mi afán por ella me llevó a la lectura de Recuerda que yo no existo “un thriller moral y psicológico sobre la maldad programada.Ejecutada sólo con los instrumentos de una justicia privada y anónima capaz de imponer las penas más sutiles. Una persecución en cuyo desenlace el lector acaba implicado”.

Una novela,la primera publicada,de Miguel Pasquau Liaño, quien con Noches de San Lorenzo-finalista al Premio Jaén 2006-se estrenó como novelista y en los últimos días me ha sorprendido con un relato que no es,os lo aseguro, una historia de amor más.

      Una novela cuya descripción de tiempos,lugares y modas la convierte en testimonio real,fiel y apasionante de un pasado tan cercano para algunos como el de la transición.Un pasado con olores,sabores y saberes tan familiares como los de esa Andalucía que entonces,como Matías Verneda,también y tan bien yo viví.

     Una novela donde la justicia deriva en venganza.Donde ambas son caras de una misma moneda.Anverso y reverso de las mismas páginas donde fraternalmente perviven Caín y Abel en un cielo e infierno en el que indistintamente comparten sus vidas.

    Una novela con reminiscencias lorquianas.No sólo por ser Granada en buena parte escenario de la misma.No sólo porque como Federico refleja el sentimiento trágico de la vida.También por la belleza naturalmente intimista que ambos transmiten.Si el poeta dramaturgo… “Cuando yo era niño vivía en un pueblecito callado y oloroso de la Vega de Granada. Todo lo que en él ocurría y todos sus sentires pasan hoy por mí velados por la nostalgia de la niñez y por el tiempo” el  magistrado novelista evoca  igualmente ríos,pinos,agua…Qué tendrá ese agua que se desliza tan suavemente,ese aire tibio,esa luz mecida por los árboles que envuelven el río.Debe ser la felicidad.Debe ser el paraíso

    Una novela apasionante en la que el sentimiento más innoble y letal,la envidia,ejerce irremisible su efecto “boomerang”.

    Porque no hay dos sin tres,una novela recomendable.Tanto y por tanto como “Mi infierno eres tú” y “Espérame en el Paraíso”.Nada es por azar y así,las tres reivindican el sentimiento más noble que cabe en la complejidad del alma humana.

¿Y qué más noble que un alma que ama,perdona y se arrepiente? no sé si más noble,pero sí mucho más culta y sabia un alma curiosa que sacia su hambre leyendo mucho y sabiendo mucho más.Yo os invito a hacerlo con Miguel Pasquau Liaño y “Recuerda que yo no existo”. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s