Un libro para saber más de quienes escribieron mucho:Aquí viven leones

                              Un día no serás,y nunca el mundo

                              sabrá que pudo ser siempre más bello

                              con solo retenerte.Yo soy ese testigo

                              que canta,sin furor,tanta demencia.

                              Soy yo quien ha vivido

                              la desventura de tu muerte.Eso que nadie,

                              ni tan siquiera tú ,sospecha que ha ocurrido.

 

    “Despedida” de Francisco Brines con la que concluye el libro que hoy recomiendo.

Poesía de Francisco Brines que casi nueve años atrás uniera a dos almas amigas y es que nada es por azar mi querida Concha.Lo sabes.Yo también.Por eso,cuando sé que tan ilusionada andas escribiendo ese libro que tanto ansío leer,va por ti y por Eugenio mi recuerdo con esta reseña de otro libro con el que,creedme,vale la pena viajar no sólo a las guaridas sino a la vida y obras de una mujer y siete hombres-pluma y una como diría el padre de “Aquí viven los leones” Fernando Fernández Savater.

       Fernando Savater para los amantes de la cultura quien halló en Sara Torres ideal coautora de su literario hijo…y póstumo puesto que Sara, sesposa y así compañera de vital viaje lo concluyó prematuramente antes de que el libro viera la luz.

        Libro que así quedó limitado a un viaje por los lugares de ocho escritores :

William Shakespeare.No podía ser de otra forma en el IV Centenario de su muerte aunque no creo que Sara y Fernando lo tuvieran en cuenta pero…no hay casualidades

Ramón del Valle-Inclán. Tampoco es azar el seguir volando por tierras galas, entre otras, para saber más del  bohemio autor de “Luces de bohemia” Otro literario manco y amante de la universal obra del de Lepanto aunque esta vez la pérdida física no halló lugar en bajel alguno sino en castizo café madrileño hoy reconvertido en Apple Store.

Edgar Allan Poe,el cronista del espanto. Escritor en lengua inglesa de memoria eternamente querida en los corazones de su amigos franceses y de aquellos que “disfrutan con escalofrío de cuanto somos y de cuanto vamos dejando de ser”

Giacomo Leopardi, el glorioso desventurado  que leyendo mucho y viajando mucho, halló inspiración para su obra poética.

Ágatha Christie, de cuyos crímenes y buenas costumbres soy veterana conocedora como devoradora en mi juventud de su prolífica obra.

Alfonso Reyes, escritor mexicano de quien he de reconocer nada sabía y cuya obra habré de conocer leyendo. Tanto me han hecho interesar por ella Torres y  Savater en el capítulo dedicado a quien en tanto me identifico pues aunque en lo material vivió precariamente, gozó de libertad y fue conociendo a gentes y haciendo amistades entre la intelectualidad.

Gustave Flauvert. De nuevo vuelve el pasado.El mío con la Literatura,se entiende.Si antes de cumplir los 18 devoraba las novelas de Ágatha Christie y también había leído algún relato de Allan Poe,mucho antes conocí a Flauvert de quien leí en francés Salambó.Lectura siempre asociada a mi aprendizaje del idioma galo y a mi inolvidable y exquisita madre Lourdes,aquella que no nos pasaba una incorrección con su reiterativo “Si te casaras con un embajador…” A Enma Bovary,que no se casó tampoco con un embajador, la conocería años después.A Flauvert lo he conocido mucho más y mejor en esta obra y mucho más me identifico con él porque bien creía…Cuando uno es alguien ¿por qué empeñarse en ser algo?

Stefan Zweig.Otro autor de mi adolescencia cuando leí “Veinticuatro horas de la vida de una mujer” “Carta a una desconocida” “Momentos estelares de la humanidad” y las biografías de María Estuardo y María Antonieta de las que tanto aprendí. Si no entrar en sus guaridas, sí me acerqué a ellas y olfateé su misterio en 2006 andando algo por Viena.Innsbruck y Salzburgo.

Aquí viven leones,recomendable obra que une retazos de vida de ocho escritores unidos por común admiración a Cervantes ¿Casualidad? Tampoco lo es la fina ironía de Savater, el riguroso conocimiento de lugares que gozó con Sara, su compañera ,el exquisito cuidado d ésta en texto e ilustraciones, incluído pequeño comic sobre una obra de cada autor…

         ¿Más sobre “Aquí viven leones”? ¡viajad a sus guaridas ¡ ¡leedlo ¡

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s