Bajo su sol de Moguer

       Hoy,29 de mayo, se cumplen 57 años de la muerte de Juan Ramón Jiménez.Poeta prolífico cuya prosa en “Platero y yo” mereció el Premio Nobel de Literatura en tan buen año como el de 1956.

        Juan Ramón que nació en Moguer,pueblo que amó y a cuya tierra volvieron sus restos junto a los de Zenobia un 6 de junio de 1958.

        Juan Ramón,cuyo “Distinto” será poema por el que siempre me sentiré especialmente interpelada.

        Juan Ramón por el que hoy pido una sonrisa,esa que tanto costó al poeta y que siempre,siempre halló como regalo de Zenobia y de Moguer bajo cuyo sol hoy descansan en paz.

 

Distinto

                                Lo querían matar los iguales, 

                                porque era distinto. 

                               Si veis un pájaro distinto, 
                               tiradlo; 
                               si veis un monte distinto, 
                               caedlo; 
                               si veis un camino distinto, 
                               cortadlo; 
                               si veis una rosa distinta, 
                               deshojadla; 
                               si veis un río distinto, 
                               cegadlo… 
                               si veis un hombre distinto, 
                               matadlo. 

                              ¿Y el sol y la luna 
                              dando en lo distinto? 
                              Altura, olor, largor, frescura, cantar, vivir 
                              distinto 
                              de lo distinto; 
                              lo que seas, que eres 
                              distinto 
                              (monte, camino, rosa, río, pájaro, hombre): 
                              si te descubren los iguales, 
                              huye a mí, 
                              ven a mi ser, mi frente, mi corazón distinto

                                                                     Un despertar de Moguer

 Retrato de Juan Ramón Jiménez, Joaquín Sorolla (1903)

Bajo mi sol, mi mañana ¡qué alegre mi viña fresca,
                      con mi río amoratado entre mi marisma y Huelva!

A la sombra de mis pinos, por mi honda carretera,

                     mi jente se entra despacio, aquí y allá, por mis tierras.

Y en mi colina dorada de mi sol, mi primavera,

                     entre mi humo, Moguer, mi Moguer blanco despierta.

Pero tengo un tú sin mí, una sílaba desierta

                     como mis cuatro horizontes: mar, colina, pino, sierra. 

Juan Ramón Jiménez

                                  (Arias tristes, 1903)