Textos inéditos de Miguel Hernández

EL HOMBRE NO REPOSA …El hombre no reposa: quien reposa es su traje
cuando, colgado, mece su soledad con viento.
Mas, una vida incógnita como un vago tatuaje
mueve bajo las ropas dejadas un aliento.
El corazón ya cesa de ser flor de oleaje.
La frente ya no rige su potro, el firmamento.
Por más que el cuerpo, ahondando por la quietud, trabaje,
en el central reposo se cierne el movimiento.No hay muertos. Todo vive: todo late y avanza.
Todo es un soplo extático de actividad moviente.
Piel inferior del hombre, su traje no ha expirado.

Visiblemente inmóvil, el corazón se lanza
a conmover al mundo que recorrió la frente.
Y el universo gira como un pecho pausado.

Hoy se cumplen 72 años de la muerte (asesinato pues murió preso de las hordas franquistas), del gran Poeta MIGUEL HERNÁNDEZ, en su honor: EL HOMBRE NO REPOSA ... El hombre no reposa: quien reposa es su traje cuando, colgado, mece su soledad con viento. Mas, una vida incógnita como un vago tatuaje mueve bajo las ropas dejadas un aliento. El corazón ya cesa de ser flor de oleaje. La frente ya no rige su potro, el firmamento. Por más que el cuerpo, ahondando por la quietud, trabaje, en el central reposo se cierne el movimiento. No hay muertos. Todo vive: todo late y avanza. Todo es un soplo extático de actividad moviente. Piel inferior del hombre, su traje no ha expirado. Visiblemente inmóvil, el corazón se lanza a conmover al mundo que recorrió la frente. Y el universo gira como un pecho pausado.

Igualmente sigo compartiendo esta información que en 2011 obtuve de de www.uniliber.com:

Un total de 170 textos inéditos del poeta Miguel Hernández, principalmente octavas inacabadas o tachadas, así como metáforas y versos sueltos, han sido hallados en el Archivo Histórico de Elche por la profesora titular de Literatura Hispanoamericana de la Universidad de Alicante, Carmen Alemany.

El material ahora hallado está relacionado con distintas etapas de la vida de Miguel Hernández, mayoritariamente con su juventud, cuando publicó “Perito en lunas”, y con el periodo de la Guerra Civil, según han informado hoy fuentes académicas.

Una de las principales novedades del hallazgo, cuyo contenido ya fue adelantado durante un reciente congreso hernandiano, es, según la profesora, “el insistente y voluntarioso trabajo de creación” de Miguel Hernández, con “páginas y páginas en las que traza imágenes y escribe metáforas y versos sueltos”.

“En definitiva, ejercicios literarios que le servían de aprendizaje poético y de referente para componer sus poemas”, ha explicado Alemany, directora del Centro de Estudios Iberoamericanos Mario Benedetti de la Universidad de Alicante y autora de varias ediciones sobre la obra poética de Miguel Hernández.

Los textos, que se hallaban en el Archivo Histórico de Elche, desvelan, a juicio de Alemany, “la riqueza del proceso creativo del poeta”, cuya obra, “al contrario de lo que mantenían los investigadores, “es fruto de una profunda meditación y de un trabajo exhaustivo hasta llegar a la versión definitiva del poema”.

Aunque lo ahora descubierto no son textos esenciales de Miguel Hernández, “sí son fundamentales para el estudio de su obra porque complementan lo que ya sabemos del autor y de su forma de hacer poesía”, ha manifestado la profesora alicantina.

Entre los textos hallados, también destaca “una sucesión de ideas e imágenes separadas por guiones, que permiten hacerse una idea de la temática y el enfoque del poema, así como textos casi acabados o terminados, como algunas octavas que el autor tachó completamente”.

Como ejemplo a los primeros, Alemany ha destacado una reflexión del poeta oriolano sobre el valor de la imagen en la poesía.

“Dedica largo tiempo a escribir una y otra vez posibles imágenes para sus poemas”, ha explicado la profesora.

De hecho, el poeta -ha desvelado Alemany- escribe: “No me deja estar la imagen hasta que no la escribo”.

Su parecido con Lorca y Neruda, a uno físicamente y al otro como voz poética, es otro de los temas que aparecen en el material rescatado por Alemany, donde Hernández reivindica su “derecho a merecer”.

“Es posible -escribe el poeta- que esta voz se parezca a otra cualquiera, presumo yo que sí, pero qué culpa tengo de que mi rostro sea como el de Federico, de que mi paso tenga que ver con el de Pablo. Aún estoy mas me merezco, mas me merezco más y más te pido, me merezco a la esponja, me merezco a la arena…”.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s